Hong Kong se declara de manera oficial contra Pekín, mientras siguen las protestas


La población de Hong Kong ha manifestado de manera oficial su rechazo a las políticas de China y la gestión que Pekín está haciendo del conflicto que vive la ciudad desde el pasado mes de junio, a través de las elecciones legislativas celebradas este mes de noviembre y con carácter plebiscitario. 

De las 452 concejalías sobre las que se votaba, hasta 387 han sido para las formaciones prodemocráticas. Lo que se traduce en el control de la oposición de 17 de los 18 distritos en los que se divide la ciudad, dejando al bloque prochino muy limitado. “La naturaleza de estas elecciones era escoger a los representantes de los 18 distritos, pero no al gobierno ni a mí misma”, ha señalado la jefa del gobierno de la Región Especial Administrativa de Hong Kong, Carrie Lam. Sin embargo, Lam ha reconocido que estas elecciones “tenían una dimensión política mayor” y se ha mostrado “consciente” de la cantidad de personas que han votado “expresando su visión sobre muchas cuestiones en la sociedad, incluyendo deficiencias en los gobiernos y el tiempo dedicado a gestionar el actual ambiente de inestabilidad”. 

De hecho, las elecciones se han realizado en el marco de un agravante de las protestas que vive la ciudad desde hace meses, ya que la policía ha mantenido un cerco alrededor de la Universidad Politécnica de Hong Kong y ha asaltado finalmente las instalaciones donde durante varios días han permanecido encerrados cientos de estudiantes, en una acción que ha acabado con más de mil detenidos y decenas de heridos. 

En un comunicado conjunto con otras confesiones religiosas, el Consejo Cristiano de Hong Kong había solicitado a manifestantes y policías “la suspensión de todos los actos de fuerza” y que se permitiese a los protestatarios “salir del campus”. “Los manifestantes y la policía pueden aceptar una solución pacífica del incidente”, remarcaban las diferentes entidades religiosas que habían firmado el escrito. 

 

LOS ESTUDIANTES EVANGÉLICOS VEN LOS RESULTADOS COMO “EL DESCONTENTO DE LA GENTE”

Desde la Comunidad de Estudiantes Evangélicos de Hong Kong (FES, por sus siglas en inglés), ven los resultados como “el reflejo del descontento de la gente sobre el gobierno y la campaña progubernamental”. “Los demócratas tiene ahora el control mayoritario en 17 distritos de los 18 en que se divide la ciudad. Esto marca un desplazamiento cuando se compara con las últimas elecciones, en 2015. La gente ha utilizado medios pacíficos y racionales para expresar su visión”, explica Barry Cheung, representante del FES.

 

Interior del campus de la Universidad Politécnica de Hong Kong, que durante días ha servido de refugio a miles de manifestantes. / Twitter @HongKongFP

Para Cheung “los resultados calmarían la situación actual por un tiempo”, aunque piensa que el desalojo de la Universidad Politécnica traerá consecuencias. “La forma en que el gobierno dé respuesta a los resultados y en que la fuerza policial opere en el futuro más cercano serán factores clave que afectarán a la estabilidad en la ciudad”, considera el representante del FES, quien “no cree” que China se plantee una intervención militar en Hong Kong.

Los hechos en la universidad, dice Cheung, han dejado a los estudiantes cristianos “muy tristes y desanimados, pero no pueden hacer nada para cambiar la situación”. “Hay una fuerte impotencia instalada entre ellos. El personal del FES lee la Biblia con ellos y los guía a una reflexión espiritual, por lo que esperamos empoderarlos y prepararlos para los desafíos que se acercan”, señala. 

 

REPERCUSIÓN INTERNACIONAL

El conflicto en Hong Kong ha vuelto a trascender a la dimensión de las relaciones diplomáticas internacionales cuando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este miércoles el Acta por los Derechos Humanos y la Democracia en Hong Kong, aprobada previamente por el Senado, controlado por los republicanos, y por la Cámara de los Representantes, de mayoría demócrata.

Una acción que no ha sentado nada bien en Pekín, que ya ha anunciado medidas al respecto. “China urge a Estados Unidos a corregir su error y no poner en vigor la ley, y dejar de entrometerse en los asuntos de Hong Kong o interferir en otras asuntos internos  de China para evitar dañar aún más las relaciones bilaterales y la cooperación”, ha remarcado el viceministro de Exteriores, Le Yucheng, que se ha reunido con el embajador estadounidense en el país horas después de que Trump firmase el documento. “China tomará contramedidas en respuesta a Estados Unidos, que deberá soportar las consecuencias que surjan”, ha dicho Yucheng, según publica la agencia de noticias del gobierno Xinhua.

 



Source link