Tres muertos en un tiroteo en una iglesia de Texas


Tres personas han muerto este domingo a causa de un tiroteo en la Iglesia de Cristo West Freeway, en el barrio de White Settlment, en Fort Worth, Texas. El ataque ha comenzado después de que un hombre armado haya abierto fuego contra miembros del equipo de seguridad de la iglesia mientras se celebrara el culto, malhiriendo a dos que han muerto horas después. 

Al mismo tiempo, dos miembros de la comunidad, “voluntarios de la fuerza de seguridad” de la iglesia, según ha explicado el vicegobernador de Texas, Dan Patrick, han disparado al atacante, que también ha acabado falleciendo. “Había un equipo de seguridad dentro de la iglesia y ellos han eliminado la amenaza”, ha remarcado el jefe de la policía local, J.P. Bevering. 

Desde el FBI han señalado que el tirador no figuraba en ningún tipo de “lista de vigilancia” a pesar de que había sido detenido en varias ocasiones y diferentes municipios, y han confirmado que tenía “raíces en la zona”. 

 

Fachada exterior de la Iglesia de Cristo West Freeway. / Facebook West Freeway Church Christ

TEXAS AUTORIZA LAS ARMAS EN LOS LUGARES DE CULTO

Desde el pasado mes de septiembre, el Estado de Texas permite la tenencia de armas de fuego en centros de culto. “Hemos aprendido que no existe algo como una zona libre de armas. Aquellos con malas intenciones violarán la ley y llevarán su actos atroces sin importar el qué”, explicaba la senadora y co-promotora de la ley, Donna Campbell, haciendo también memoria del ataque de 2017 en la iglesia de Sutherland Springs y en el que murieron 26 personas.

En este sentido, el gobernador de Texas, Greg Abbott, ha asegurado que “los lugares de oración deben ser sagrados” y se ha mostrado “agradecido a los miembros de la iglesia que actuaron rápidamente para reducir al atacante y ayudaron a prevenir más pérdidas de vidas”. 

 

ATAQUE CONTRA JUDÍOS EN NUEVA YORK

El ataque en Texas se producía pocas horas después del apuñalamiento de cinco personas, dos de las cuales han resultado heridas de gravedad, en casa de un rabino en Nueva York donde se estaba celebrando la Hanukkah. “Un acto de terrorismo interior”, según ha manifestado el gobernador del Estado neoyorquino, Andrew Cuomo

Según Cuomo, se trata de “un acto terrorista”. “Quieren imponer el miedo. Les motiva el odio”, ha añadido. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ha anunciado que “a la luz de recientes ataques antisemitas, la policía aumentará su presencia” en determinadas zonas de la ciudad donde se concentra la mayoría de la población judía. 



Source link