Seguir a Jesús a nivel mundial


“¿Han entendido todas estas cosas [en las lecciones de las parábolas]?”. Le dijeron a Jesús: “Sí”. Él les dijo: “Por lo tanto, cada escriba que se ha convertido en discípulo del reino de los cielos es como el jefe de una familia, que saca de su tesoro cosas que son nuevas y frescas y cosas que son viejas y conocidas” (Mt 13:51-52 traducción de la versión Amplified Bible).

La vida en nuestro mundo precario, a menudo peligroso, pero precioso, es dura. Como personas de fe o sin ninguna fe en particular, estamos todos sujetos a las heridas y gemidos de la creación caída. Al mismo tiempo, nosotros como creyentes estamos llamados a descansar en la reconciliación de Cristo y en la renovación de todas las cosas en el cielo y la tierra (Col 1:20). Y esperamos y anhelamos nuestra plena adopción como hijos de Dios (Ro 8:18-25).

Durante los últimos diez años, hemos estado trabajando cada vez más en todos los sectores (humanitario, salud, desarrollo, Naciones Unidas) como psicólogos en misión.[2] Un elemento central de nuestro trabajo ha sido un marco estratégico sencillo que llamamos Integración Mundial (IM).

La IM es un marco para involucrarse de manera activa y responsable con nuestro mundo, local y globalmente, para la gloria de Dios. Buscamos “integrar” nuestras vidas conectándonos relacionalmente y contribuyendo de manera pertinente en nombre del bienestar humano y los problemas que enfrenta la humanidad, encontrando un terreno común para el bien común, vinculando “tesoros” (recursos y direcciones) nuevos y viejos para compartir las buenas nuevas y nuestras buenas obras, y hacerlo a la luz de nuestra integridad, compromisos y valores fundamentales (como ser éticos, humanitarios, de derechos humanos, religiosos). La IM es, por lo tanto, una mentalidad y un conjunto de habilidades, una perspectiva y una práctica, para la forma en que vivimos y trabajamos en nuestro mundo como seguidores de Cristo.

Discutimos la IM a continuación en términos de tres direcciones para seguir a Jesús a nivel mundial: Cuidado de la Humanidad, Integridad Mundial e Integradores Mundiales. ¿Cómo pueden aplicarse estas direcciones de la IM a la comunidad de iglesia-misión, la organización de la que usted forma parte y a usted personalmente?

Seguir a Jesús a nivel mundial

Campor de refugiados de Yarmouk, 2014. Fotografía de la UNRWA.

“Debemos reconocer que, en algunos aspectos fundamentales, nuestro mundo está retrocediendo. Hay más países experimentando conflictos violentos que en ningún otro momento en casi tres décadas. . . . Un número sin precedentes de personas están en movimiento, desplazadas por la violencia, la guerra y la persecución. Vemos espantosas violaciones de los derechos humanos. . . . Todos estos son indicios de que necesitamos una mayor unidad y valentía … para encaminar al mundo hacia un futuro mejor», dijo el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, el 24 de abril de 2018.[4]

Hay un enorme esfuerzo en marcha, encabezado por las Naciones Unidas y muchas organizaciones internacionales, para promover el desarrollo sostenible y el bienestar de todas las personas.[5] Este esfuerzo hace un llamado a la comunidad mundial para que cambie su curso drásticamente y se asocie de manera intencional y responsable para trabajar por la paz, la justicia, la prosperidad y la protección del planeta. Como cristianos, tenemos una oportunidad sin precedentes para involucrarnos a nivel mundial y asociarnos con otros en esta clase de esfuerzos, lo que llamamos “cuidado de la humanidad”.[6]

El trabajo asociado en el cuidado de la humanidad es una parte central del énfasis de la IM por “encontrar un terreno común para el bien común”; y, solo para ser claros, debajo de nuestra base común en la asociación y muchas implicaciones “seculares” está la persona fundamental e histórica de Jesucristo.[7] Así que también reconocemos la realidad subyacente de Dios y sus propósitos redentores en Jesucristo al tratar con la realidad minadora del mal, el pecado y la fragmentación.[8]

Seguir a Jesús a nivel mundial

Avenida de las Naciones Unidas en Ginebra. / Nicolay Abril, ONU

Nuestro trabajo de cuidado de la humanidad en la misión está basado principalmente en y desde Ginebra, una plataforma estratégica para “conectarse relacionalmente y contribuir de manera pertinente”, como se enfatiza en el marco de la IM. Incluye interacciones regulares con personal/eventos de las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, ONG internacionales y organizaciones religiosas. De modo que hay varios materiales, perspectivas y noticias que estudiamos para informar nuestro trabajo y compartimos regularmente con colegas.

Por ejemplo, además de nuestros Member Care Updates mensuales, enviamos regularmente Global Integration Updates a más de 1500 colegas (hay algunos ejemplos/enlaces a continuación). También organizamos Trio Gatherings en nuestro hogar para interactuar de manera más informal y personal con colegas de todos los sectores sobre temas como integridad, pobreza, paz, liderazgo y equilibrio entre la vida laboral y personal.[10]

Global Integration Updates

  • Global Action Plans: Healing our Globe-ails? (Junio 2019)
  • Being Faith-Based and Evidence-Based (Mayo 2019)
  • Keeping Up with the UN: Tools for Tracking UN News (Abril 2019)
  • A Framework for Engaging with Our World (Diciembre 2018)
  • Wellbeing and Mental Health: New Materials-Milestones (Octubre 2018)
  • Everyday Global Heroes: Moral Lives Matter (Agosto 2017)
  • Doomsday: Next Stop, Global Dis-Integration? (Junio 2017)

Creemos que debe haber una variedad de personas en las “mesas mundiales” y en las “trincheras mundiales”, y todo lo que esté en el medio, para ayudar a investigar, dar forma y monitorear las agendas, políticas y acciones. Esto incluye personas de todos los países, sectores y trasfondos religiosos, que están informadas, capacitadas y dedicadas al bien común. He aquí algunas sugerencias para trabajar en todos los sectores en el cuidado de la humanidad, orientadas a los colegas de organizaciones religiosas, para su consideración.[11]

La fe no es un mero recurso estratégico para apalancar nuestros proyectos/agendas importantes.

Más bien, la fe es una realidad fundamental que subyace la totalidad de la vida, incluidos los proyectos/agendas.

La fe no es simplemente un componente, sino la parte central de la vida/identidad de una persona.

  1. Priorice y preséntese en eventos estratégicos de cuidado de la humanidad, y hágalo a menudo. Es mejor llegar a tiempo que ser invitado.
  2. Familiarícese con los términos, problemas, actores principales y documentos principales, y consúltelos libremente. Acostúmbrese a estar informado.
  3. Tenga en cuenta las ideas (erróneas) mutuas que pueden alienar a todos. Ejemplos: proselitismo, parcialidad, prejuicios, paternalismo, política de derecha-izquierda, etc.
  4. Comprométase con el aprendizaje mutuo y la provisión de recursos mutuos. Es una calle de dos vías; en realidad, es multidireccional. Nadie puede hacer el cuidado de la humanidad solo.
  5. Demuestre la pertinencia con la acción y la investigación: cómo “ganarse los galones”.
  6. Desarrolle relaciones personales cuando sea posible, no solo relaciones “funcionales”.
  7. No se disculpe por su fe, pero en general evite la apologética. Uno no es solo una persona “religiosa”, sino más bien un ser humano que es musulmán, hindú, cristiano, agnóstico, ateo, “ninguno”, etc. Mantenga la cabeza humildemente alta.
  8. Ensúciese —es un mundo difícil—, pero no juegue sucio. Mantenga diligentemente su salud moral mientras se sumerge en los problemas del cuidado de la humanidad.

Entonces, ¿cuáles son exactamente algunos de los esfuerzos coordinados para promover el desarrollo sostenible y el bienestar de todas las personas y el planeta? Los principales esfuerzos son los de la ONU:

Seguir a Jesús a nivel mundial

Logotipos de los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Lo animamos a que se familiarice con estos esfuerzos, especialmente con los 17 ODS y sus informes de progreso:

  • Estudie estos ambiciosos esfuerzos para ver cómo los diferentes países, sectores y colegas están interactuando con ellos.
  • Considere aplicaciones para su propio trabajo y el de su organización, así como la forma en que tal vez ya esté interactuando con ellos, probablemente utilizando otros términos.

Puede parecer “extraño” e incluso abrumador al principio; ¡pero sea persistente, vaya poco a poco y explore los ODS junto con otros! Como dijo Teresa de Ávila, “la paciencia todo lo logra”.

“Luchemos por una cultura de plena integridad y transparencia. Escogeremos andar en la luz y la verdad de Dios, porque el Señor escudriña los corazones y le agrada la rectitud”. El Compromiso de Ciudad del Cabo (2009), Movimiento de Lausana.[14]

La “Integridad mundial” (InM) es un énfasis central y un núcleo inseparable de la IM. Implica vivir de manera consistente y responsable con integridad moral en todos los niveles: individual, interpersonal, institucional e internacional.[15] Significa seguir a Jesús resueltamente a pesar de las consecuencias, sabiendo que “Los concursos de popularidad no son concursos de la verdad. . . . El trabajo de ustedes es ser verdaderos, no populares” (Lc 6:26, traducción de la versión The Message). La presentación de Kelly en las Naciones Unidas en Ginebra durante la Semana de la Paz de Ginebra 2018 es un buen ejemplo de cómo destacamos e integramos los principales mensajes de la InM en nuestro trabajo: “Salud moral para un mundo más completo”.[16]

Seguir a Jesús a nivel mundial

Panel de la Salud por la paz, durante la Semana de la Paz de 2017 en Ginebra. / ONU

La InM, como la IM misma, no tiene que ver con imponer un código moral a los demás. Tampoco se trata de establecer un sistema de gobernanza global, neutralizar la soberanía nacional y dar paso a un orden mundial autoritario. Más bien se trata de fomentar el diálogo moral, la cooperación y la buena gobernanza en todos los niveles, desde el local hasta el mundial. Además, la InM no tiene que ver con impulsar la homogeneidad humana, la conformidad cultural o el relativismo ético. Se trata más bien de vivir en integridad en todos los niveles abrazando nuestra común humanidad, valorando nuestras ricas variaciones y generando estilos de vida responsables.

El párrafo 53 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU dice: “El futuro de la humanidad y de nuestro planeta está en nuestras manos” (Transformar nuestro mundo, 2015). Entendemos este comentario aleccionador en términos de la responsabilidad moral de la comunidad mundial de actuar con integridad, valiente y sabiamente, y las graves consecuencias de la inacción o la ineptitud. Además, desde nuestra perspectiva religiosa, entendemos que la humanidad y el planeta están en última instancia en las manos de Dios.

Así que apoyamos los esfuerzos humanos por actuar con integridad y hacer el bien, ya sea aliviando la pobreza entre los 1000 millones de habitantes de barrios marginales urbanos o protegiendo a los 1500 millones de personas que viven en entornos expuestos a la violencia y el conflicto, por ejemplo. Vemos estos esfuerzos como la imago Dei en acción dentro de la missio Dei, independientemente de si uno cree en estas cosas o no. Los humanos hacen el bien.

Sin embargo, creemos que a los humanos lo hacen el bien mejor cuando incluyen y honran a Dios en el proceso. Más específicamente, creemos que podemos hacer una tarea mucho mejor por “transformar nuestro mundo” si Dios es incluido y honrado en nuestros esfuerzos y si comenzamos con la transformación en nuestros propios corazones. El mundo no será un lugar sosteniblemente mejor y transformado a menos que personas de integridad mejores y transformadas lo realicen.[18]

Seguir a Jesús a nivel mundial

Imagen cortesía de ©2018 Erin Noëlle O’Donnell.

En resumen, la IM es un marco para ayudarnos a invertir en otros seres humanos en cada esfera de influencia en la que vivimos. Es una guía y un estímulo para ayudarnos a forjar nuevas relaciones y buscar nuevas oportunidades para abordar los principales problemas que afectan a nuestro mundo y, especialmente, el trabajo de la comunidad iglesia-misión entre los pueblos no alcanzados.[20] Apoya nuestros esfuerzos para ser sal y luz, para vivir como ciudadanos mundiales para la gloria de Dios, invocando lo mejor de nosotros, el sentido compartido de nuestra pertenencia, identidad y responsabilidad mutua humanas.[21]

Concluimos con siete direcciones/compromisos prácticos para la IM. Lo alentamos a unirse a nosotros como “integradores mundiales” comprometidos con seguir a Jesús, reuniendo tesoros nuevos y antiguos al servicio de todas las personas y el planeta.[22]

Compromisos direccionales para la IM como integradores mundiales

  • Compromiso 1. Nos comprometemos a seguir diligentemente nuestros propios caminos de crecimiento personal y profesional, creciendo en profundidad mientras nos extendemos.
  • Compromiso 2. Nos comprometemos a integrar las áreas inseparables de nuestro carácter (virtud resiliente) y competencia (habilidades pertinentes) con la compasión (amor resonante).
  • Compromiso 3. Nos comprometemos a entrar en nuevas áreas de aprendizaje y trabajo: cruzando sectores, culturas, disciplinas y zonas de confort.
  • Compromiso 4. Nos comprometemos a asumir nuestro deber de trabajar en entornos difíciles, incluidos los que están impregnados de conflictos, calamidades, corrupción y pobreza, ya que los que tienen una gran necesidad a menudo se encuentran en lugares de gran riesgo.
  • Compromiso 5. Nos comprometemos a tener compromisos y normas éticas claros que guíen nuestro trabajo, respetando la dignidad y el valor de todas las personas.
  • Compromiso 6. Nos comprometemos a trabajar con otros para promover el bienestar y el desarrollo sostenible, construyendo el futuro que queremos, siendo las personas que necesitamos.
  • Compromiso 7. Nos comprometemos a basar nuestro trabajo en la práctica de amar fervientemente a las personas: amor agape. El amor agape es el motivo fundamental y la medida final de nuestro trabajo de IM.

Kelly O’Donnell y Michèle Lewis O’Donnell son psicólogas consultoras de Member Care Associates y representantes de la Federación Mundial de Salud Mental en Naciones Unidas. 

Este artículo se publicó por primera vez en la página web del Movimiento Lausana y ha sido reproducido con permiso.

Notas

  1. The Global Pearl of Great Price. This header/image is a cover detail from our edited book, Global Member Care: Crossing Sectors for Serving Humanity, vol. 2 (Littleton, CO: William Carey Publishers, 2013). Used by permission from William Carey Publishers formerly William Carey Library. It is also an artistic representation of the GI emphases in this article. 
  2. Member Care Associates Inc. (MCA) is a Christian non-profit organization working internationally from Europe and the USA. We focus on wellbeing-effectiveness for mission, humanitarian, development, and health workers and their organizations (global member care); mental health and wellbeing for all (global mental health); and promoting integrity/confronting corruption globally. Our services include consultation, training, research, developing resources, and publications, emphasizing those working with vulnerable/unreached peoples. 
  3. You can access the UN Secretary-General’s entire speech here: UN General Assembly’s High-level Meeting on Sustaining Peace (24 April 2018). 
  4. The current, main example of the UN/world community’s efforts on behalf of all people and the planet is Transforming Our World: The 2030 Agenda for Sustainable Development (2015). 
  5. See our current weblog entries on Humanity Care: Unreached People Groups and Sustainable Development Goals (CORE Member Care, Member Care Associates). 
  6. ‘Finding common ground for the common good’ is very much related to our understanding of the theological concept of common grace
  7. See the ten points in ‘Foundations and Worldview: The Centrality of Jesus Christ’, Global Integrators, CORE Member Care(26 November 2015). 
  8. Trio Gatherings provide a relaxed, neutral place where colleagues interact on important topics for mutual learning and mutual support. They are informal and not sponsored by any organization/group. The gatherings are part of our commitment to encourage ‘global integration’ and are done in sets of three, hence ‘Trio’. 
  9. Based on Global Integration Update (May 2019). Being Faith-Based and Evidence-Based:
  10. Strengthening Empirical Research and Essential Roles of Faith-Based Organizations and Faith-Sensitive Programs. 
  11. See also One Week—Five Summits: Action for All People and the Planet (Global Integration Update, September 2019). 
  12. Cape Town Commitment (2009), Lausanne Movement (Part 2, IIE. 4). 
  13. Global Integrity. Our main reflections are featured in the 25 weblog entries on Global Integrity (CORE Member Care, 2016). See also our 2018 presentation, Global Integration-Global Integrity: Applications for Christians in Leadership (Gordon Conwell Theological Seminary, USA) and our 2018 Lausanne Global Analysis article, ‘A Summons to a Global Integrity Movement’.
  14. Other examples of major efforts for integrity: Lausanne Movement-World Evangelical Alliance’s Global Integrity/Anti-Corruption NetworkFaith and Public Integrity NetworkTransparency International, and Complaint Mechanisms for Non-Governmental Organizations (2017). 
  15. Health for Peace: Contributions from Peace Psychology (presentation 7 November 2018, Geneva Peace Week, United Nations). Watch the 25 minute video on integrity and moral health for a more whole world
  16. We understand that there are different perspectives about the United Nations, the ‘world community’, the Church-Mission Community’s global roles and concerns about compromise and syncretism, etc. Nonetheless: ‘We affirm the combined efforts of [the humanitarian, development, and health sectors] and their dedicated personnel who take risks and make sacrifices often at great personal cost. However, we also appreciate informed critiques—such as aid and development being an industry, bureaucratic inefficiencies, private/corporate and geopolitical special interests, entrenched systemic and power inequalities, national sovereignty compromises, etc.—and know that there is much room for improvement in organizations, sectors, and the global community’s efforts. The [major UN efforts such as the] 2030 Agenda, Mental Health Action Plan, and One Humanity, in our view, are crucial rallying and guidance points to truly make a difference regarding the horrific conditions affecting so many fellow humans’. Well-Being for All: Mental Health Professionals and the Sustainable Development Goals, Kelly and Michèle O’Donnell, Journal of Psychology and Christianity (March 2017). Note that there are regular prayer times with UN Staff and special events held at the United Nations Geneva by the United Nations Christian Association (Faith and the UN Mandate for PeaceUN Special, April 2016). See also our Prayer for the United Nations (Brigada Today,1 March 2015). 
  17. See our current weblog entries on Humanity Care: Unreached People Groups and Sustainable Development Goals. (CORE Member Care, Member Care Associates). 
  18. Global Citizens. For more information see the Global Integration Update (June 2016) on Global Citizenship, featuring the UN Conference, Education for Global Citizenship and the resulting Gyeongju Action Plan. Kelly was privileged to attend this conference in Korea and to join with many others from Civil Society to give input on the Action Plan. 
  19. Global Integrators (GIn). These seven directional commitments are based on Well-Being for All: Mental Health Professionals and the Sustainable Development Goals (Journal of Psychology and Christianity, 2017, 36 (1), 70-75). Our main GIn reflections are featured in the 25 weblog entries on Global Integrators (CORE Member Care, 2015). See also our article, Multi-Sectoral Member Care: Engaging Our World as Global Integrators (Journal of Psychology and Theology, 2016, 44 (4), 303-314), including a list of seven ‘GIn Indicators’. We plan to do a series of webinars in 2020 on Following Jesus Globally— Global Integration. 



Source link