Los cristianos de Sudán del Sur denuncian “la violencia sexual vinculada al conflicto” en el país


El Consejo de Iglesias de Sudán del Sur ha publicado un comunicado, coincidiendo con el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en Conflictos, en el que pide “a los dirigentes comunitarios, a los jóvenes armados y a las milicias locales, que devuelvan sin demora a sus comunidades a las mujeres y los niños secuestrados y que se abstengan a recurrir a la violencia sexual para resolver las controversias”. 

La entidad, que forman católicos, persbiterianos, pentecostales y episcopalianos, entre otros, denuncia “enérgicamente la violencia sexual vinculada al conflicto” que vive el país más joven del mundo, tan solo nueve años después de su independencia. Se trata de una práctica, dicen, “vergonzosa, que perjudica, humilla y estigmatiza a la población civil y socava la cohesión social”. Además, añaden, provoca un “sufrimiento indeleble” en las víctimas, que sufren “lesiones crónicas, trastornos mentales, aislamiento, ira y pérdida de medios de seguridad”. 

En el comunicado, las diferentes iglesias piden a las diferentes partes del conflicto que “respeten los compromisos contraídos para proteger a los civiles” y remarquen la prohibición para las fuerzas armadas de “la violación, la esclavitud sexual y el matrimonio forzado”. También reclaman al gobierno que proporcione a las víctimas de este tipo de prácticas una asistencia integral, con “servicios de salud, programas de subsistencia y justicia, incluida la reparación”. 

Los cristianos de Sudán del Sur denuncian “la violencia sexual vinculada al conflicto” en el país

Soldados rebeldes del SPLA y del Movimiento de Liberación de Sudán del Sur en 2016. / Wikimmedia Commons, J. Patinkin-VOA

Poco antes de publicar el comunicado, el Consejo de Iglesias de Sudán del Sur ya había emitido otra declaración en la que se mostraban “profundamente entristecidos por la escalada de violencia en prácticamente todas las regiones del país”. “Deploramos la pérdida de vidas y la destrucción de propiedades ya empobrecidas por los conflictos en el país. Dios nos observa y nos pedirá cuentas por no respetar ni cuidar la santidad del don de la vida”, añadían. 

Precisamente, a principios de este junio dimitió un alto cargo del gobierno sursudanés, el viceministro de Interior, Mabior Garang, arguyendo la falta de voluntad política para aplicar el acuerdo de paz alcanzado en 2018, del cual resultó el gobierno de unidad nacional actual. “Esta inseguridad está directamente relacionada con nuestro fracaso a la hora de aplicar los acuerdos de seguridad, que debieron haber sido puestos en marcha en el periodo previo a la transición”, señalaba Garang en su carta de renuncia, al mismo tiempo que aseguraba que el presidente del país, Salva Kiir, “no tiene intención de aplicar” tal acuerdo.

Los representantes de las iglesias que forman el Consejo han pedido al gobierno y a la oposición que acaben inmediatamente con “estas múltiples y devastadoras violencias” y que “sean fieles a los acuerdos y las declaraciones que han firmado y que aseguren su implementación”. “Continuaremos orando y trabajando por nuestro país porque creemos que todavía hay esperanza para nosotros y Sudán del Sur saldrá de esta”.  

Publicado en: PROTESTANTE DIGITALInternacional
– Los cristianos de Sudán del Sur denuncian “la violencia sexual vinculada al conflicto” en el país



Source link