5 millones de personas se manifiestan en Nigeria contra la persecución de los cristianos


“Los cristianos nigerianos están bajo ataque. Buhari actúa ahora”, o “Nuestros valores y modo de vida prevalecerá, los asesinatos no”. Son algunos de los lemas que hasta cinco millones de personas han exhibido en pancartas este domingo en 28 de las 36 regiones nigerianas, a través de manifestaciones pacíficas contra la persecución religiosa en el país. 

Organizadas y convocadas por la interdenominacional Asociación Cristiana de Nigeria (CAN, por sus siglas en inglés), las marchas han puesto punto final a tres días de ayuno y oración que comenzaron como protesta por la decapitación del pastor Lawan Andimi a manos de Boko Haram. “Aunque habíamos protestado antes, este evento ha tomado una nueva dimensión”, ha señalado el presidente de la CAN, Samson Ayokunle en declaraciones a Christianity Today. “A una voz hemos dicho ‘no’ a los asesinatos, ‘no’ a la falta de seguridad, y ‘no’ a la persecución de los cristianos en Nigeria. Es una llamada al gobierno para que despierte”, ha añadido. 

5 millones de personas se manifiestan en Nigeria contra la persecución de los cristianos

Las manifestaciones se han realizado en 28 de los 36 estados en los que se divide la geografía nigeriana.

Solamente en el mes de enero, se han registrado un centenar de asesinatos en Nigeria por causa de ataques terroristas y de los enfrentamientos entre ganaderos musulmanes y agricultores cristianos. “Cuando las personas no están desempeñando los deberes para los que han sido empleadas o designadas, deben dar paso a otros”, ha señalado el director de la CAN en el Estado de Kogi, John Ibenu. “La CAN no tolerará la ineptitud y no guardará silencio porque debemos ser la voz de los que no tiene”, ha remarcado. 

La Alianza Evangélica Mundial (WEA, por sus siglas en inglés) también se ha pronunciado contra la violencia que experimentan los cristianos en Nigeria y ha cuestionado la actitud del gobierno. A través de un comunicado firmado por su secretario general, Ephraim Tendero, la entidad recuerda que de los cristianos que han muerto por su fe en todo el mundo durante 2019, el 45% eran nigerianos

“Urgimos al presidente Buhari y al gobierno de Nigeria a poner fin a estos ataques, a combatir decididamente la impunidad de los asesinatos y a garantizar la responsabilidad institucional”, puede leerse en el texto difundido por la WEA. Además, desde la entidad reclaman a Buhari “aumentar los esfuerzos para liberar a los rehenes de Boko Haram y del Estado Islámico en Nigeria”. “La liberación de Leah Sharibu, una estudiante cristiana que ha permanecido en el cautiverio por dos años, y otros rehenes”, reiteran.

5 millones de personas se manifiestan en Nigeria contra la persecución de los cristianos

Las protestas han sido el punto final de tres días de oración y ayuno tras la muerte del pastor Lawan Andimi a manos de Boko Haram.

Según la WEA, parte de la solución al conflicto permanente pasa también por recomponer el cuerpo de líderes de las fuerzas de seguridad nacionales, para que sea “más representativo de la diversidad étnica y religiosa de Nigeria”. Además, también llaman a los cristianos de otros países a “unirse a los hermanos nigerianos en oración y ayunando por el fin de la violencia, para que prevalezcan la paz y seguridad, y por sabiduría para las autoridades”.

En un artículo de opinión publicado en Christianity Today, el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, ha asegurado que “todos deberíamos aprender de la fe y del trabajo del pastor Andimi”. “Parece que hay pocas dudas de que actuó desinteresadamente en muchos aspectos, dando limosnas y oraciones a cristianos y musulmanes que sufrieron a manos de los terroristas. Y ha sido arrebatado de nosotros, negándose con razón a renunciar a su fe que no podía ser tomada por sus captores, más allá de su vida. Su creencia y sus acciones son una lección y una inspiración para todos nosotros”, ha afirmado el jefe del ejecutivo nigeriano. 

Según el presidente Buhari, los cristianos representan el 45% de la población en Nigeria.

Según el presidente Buhari, los cristianos representan el 45% de la población en Nigeria.

Más allá de su reconocimiento al pastor asesinado, Buhari aprovecha el espacio de su columna para hacer un llamado al concordia entre las dos religiones mayoritarias en el país. “Apelo a los líderes religiosos de Nigeria, a tomar estas palabras de concordia para sus corazones”, señala después de citar textos de la Biblia como 2 Corintios 9:7 o Santiago 1:23, y suras coránicas como la 2:256 y 35:7. “No hay lugar en Nigeria para quienes dividirnos por la religión, que obligan a otros a cambiar su fe a la fuerza, o tratan de convencer a otros de que al hacerlo, están haciendo lo correcto”, afirma. 

Buhari, sin embargo, obvia la autocrítica y asegura que “desde mi primera elección en 2015, 107 de las chicas de Chibok han sido liberadas”. Además, considera que “Boko Haram ya no es una amenaza unificada, sino que se ha fracturado entre diversos rivales”. El presidente también dice que “el cristianismo es Nigeria no está bajo presión, sino que se expande y alcanza al 45% de la población a día de hoy”, y que “el 90% de las víctimas de Boko Haram han sido musulmanes, incluyendo un secuestro de un centenar de alumnas musulmanas, tiroteos dentro de mezquitas y el asesinato de dos imanes prominentes”. 

Publicado en: PROTESTANTE DIGITALInternacional
– 5 millones de personas se manifiestan en Nigeria contra la persecución de los cristianos



Source link

La guerra espiritual en el contexto africano


En la guerra espiritual, los creyentes ejercen su autoridad en Cristo sobre el mal sobrenatural que se cree que impide el progreso y el florecimiento humano. Este artículo explora la intersección entre la guerra espiritual y la misión cristiana desde una perspectiva africana.

Por lo general, en el contexto africano existe una fuerte creencia en la causalidad mística, la concepción del mundo en la que se basa la actividad de la guerra espiritual. Aunque nuestros principales ejemplos provienen del país de África Occidental, Ghana, lo que discutimos aparece en la mayoría de los contextos culturales africanos en diversos grados. La relación entre la guerra espiritual y la misión de la iglesia se manifiesta en parte en la popularidad del cristianismo pentecostal/carismático en particular.

Estos movimientos, debido a su fuerte creencia en el poder del Espíritu Santo, integran conscientemente la guerra espiritual al ministerio cristiano como una forma de cuidado pastoral. Los exponentes de la guerra espiritual asumen el papel de profetas carismáticos y crean un contexto ritual para tratar los problemas existenciales de la vida.[1] Por consiguiente, los problemas relacionados con la educación, el matrimonio, un viaje internacional, un ascenso y mucho más se pueden ver en términos de la actividad sobrenatural. La brujería, especialmente, puede ser culpada de problemas tanto personales como comunales.

En mi tradición ghanesa, las fuentes de maldad sobrenatural incluyen la brujería y los espíritus malignos que se cree que afligen a las víctimas con discapacidades y contratiempos en la vida. No es infrecuente que los ghaneses expliquen el alcoholismo, por ejemplo, como resultado de la maldad de brujas de la familia que buscan arruinar a las víctimas. Los problemas de salud mental y de reproducción humana se explican de manera similar, como producto del trabajo de espíritus malignos.

En las tradiciones pentecostales ghanesas, a menos que la liberación ocurra a través de oraciones de guerra, se cree que las influencias del mal continuarán hasta que la vida de las personas esté completamente destruida. Dado que la Biblia habla del mal sobrenatural y que el contexto africano es uno en el que la creencia en la causalidad mística está muy extendida, la relación entre la guerra espiritual y la misión cristiana no es difícil de apreciar.

La guerra espiritual en el contexto africano

La teología del intervencionismo espiritual está arraigada en la creencia pentecostal general de que a los cristianos se les ha dado poder para participar en la guerra espiritual.

La expresión “guerra espiritual” se deriva de la amonestación de Pablo a los efesios:

Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales (Ef 6:10-12).

La expresión “nuestra lucha no es contra seres humanos” es crítica. Según el pentecostalismo, en la guerra espiritual, los cristianos con poder espiritual subyugan a los “poderes”, “autoridades” y “potestades que dominan este mundo de tinieblas” o «principados y potestades”, enfrentándolos a través de la oración y el ayuno. Abarca prácticas exorcistas que incluyen la sanación y la liberación para la restauración de las personas y las comunidades a un orden de funcionamiento adecuado. La guerra espiritual está influenciada por los ministerios de Jesús y los apóstoles y por los escritos de Pablo.

Después de la predicación de la Palabra, Jesús seguía con la curación de enfermedades y la expulsión de demonios, con el siguiente resultado:

Su fama se extendió por toda Siria, y le llevaban todos los que padecían de diversas enfermedades, los que sufrían de dolores graves, los endemoniados, los epilépticos y los paralíticos, y él los sanaba. Lo seguían grandes multitudes de Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea y de la región al otro lado del Jordán (Mt 4:24-25).

En Marcos 5, el endemoniado geraseno fue aplacado por Jesús, quien exorcizó a la legión de espíritus malignos que tenía. El resultado fue una dramática imagen de restauración completa (Mr 5:14-15). Los episodios exitosos de guerra espiritual generan fe y discipulado, tal como vemos en Hechos 8:4-8 donde, como resultado de la expulsión de demonios, el ministerio de Felipe en Samaria fue considerado exitoso:

Al oír a Felipe y ver las señales milagrosas que realizaba, mucha gente se reunía y todos prestaban atención a su mensaje. De muchos endemoniados los espíritus malignos salían dando alaridos, y un gran número de paralíticos y cojos quedaban sanos. Y aquella ciudad se llenó de alegría (Hch 8:6-8).

Aunque no es su posición hermenéutica exclusiva, los pentecostales en particular entienden la investidura de poder en Hechos 1:8 como un medio no solo de predicar la Palabra sino también de enfrentar los poderes del mal. La teóloga ghanesa Esther Acolatse ha discutido las posiciones polarizadas de Occidente y África en su libro Powers, Principalities and the Spirit: Biblical Realism in Africa and the West. Dice que el mundo bíblico era muy consciente de la existencia del mal sobrenatural, y señala que los efesios “creían en un mundo repleto de fuerzas espirituales personales que se pone de manifiesto en el lenguaje que Pablo usó en su amonestación y aliento a la iglesia” y que “lo que más se destaca en estos versículos es una invitación para estar alerta y una estrategia para asegurar la victoria en la guerra contra el diablo”.[2] En otras palabras, cuando se trata de la causalidad espiritual en términos del mal, parece haber cierta coherencia entre el mundo bíblico y el africano.

La resonancia de los discursos sobre la guerra espiritual y las creencias tradicionales del mal en mi tradición ghanesa significa que prácticamente todas las iglesias toman muy en serio la teología del mal. Incluso se enseña a las personas a creer que a veces la resistencia al evangelio en el curso de la misión es instigada por agentes de Satanás, que en este caso incluiría a los espíritus malignos asociados con las religiones autóctonas. Se cree que los agentes de Satanás ciegan a los potenciales conversos a la verdad y también los llevan a la ruina al instigar toda clase de elecciones morales equivocadas en sus vidas, que incluyen la bebida, el cigarrillo y perversiones sexuales.

La guerra espiritual en el contexto africano

Además, los discursos sobre la guerra espiritual ghaneses identifican a “demonios territoriales” cuyas actividades incluyen la influencia negativa en comunidades enteras. La capacidad de las iglesias pentecostales para lidiar con el mal sobrenatural explica en parte el crecimiento de las iglesias pentecostales independientes en África.[3]

Se cree que la subyugación del mal sobrenatural allana el camino para el bienestar y la prosperidad humanos. Según esta creencia, Satanás trabaja a través de varios agentes del mal y usa estrategias y ardides para llevar adelante su plan. Sin embargo, los cristianos, según declara el discurso sobre la guerra espiritual, deben tener la confianza de que están empoderados por Dios para oponerse a esos planes o estrategias (1P 5:8-9).[4] Abundan testimonios de miembros de iglesias pentecostales/carismáticas que atribuyen su membresía a esta clase de episodios de liberación de lo demoníaco. Esta es, en parte, la razón por la cual las cruzadas evangelísticas pentecostales africanas, por ejemplo, a menudo se anuncian como reuniones de “sanación y liberación”. Las señales de guerra espiritual que ocurren en estos lugares han sido frecuentemente citadas por las víctimas de aflicción espiritual como una razón importante para convertirse a Cristo.

Cuando Pedro dice “su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar (1P 5:8; Hch 8:4-8), los exponentes africanos de la guerra espiritual normalmente entenderían que esto incluye la forma en que el diablo funciona a través de varios espíritus malignos. En Ghana, los proponentes de la guerra espiritual han desarrollado conjuntos de principios generales y discursos para apoyar las prácticas del exorcismo, la sanación y la liberación:

  • Lo que una persona escucha, come, huele y ve, y con quién tiene relaciones sexuales, podrían servir como “puntos de entrada” para la aflicción demoníaca.
  • Los proponentes de la guerra espiritual también consideran que los tradicionales ritos de iniciación africanos (nacimiento, pubertad, matrimonio) son fuentes de contaminación demoníaca.
  • Durante las “oraciones de guerra”, como las que he encontrado en las tradiciones de curación y liberación de Ghana, se cree que los espíritus malignos salen por “puertas demoníacas”, como los orificios del cuerpo, a través de bostezos, vómitos, micción y descarga de materia fecal.

Jesús dijo: “El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” (Jn 10:10). En los discursos sobre la guerra espiritual, la creencia es que cuando llega la liberación, como vemos en esta declaración de Jesús, se produce la abundancia.

La guerra espiritual es un fenómeno mundial.[5] Es un tema que aún no se ha explorado por completo en el estudio del cristianismo mundial. Aunque los sistemas de creencias africanos han jugado un papel en popularizarlo en lugares como Ghana, incluso aquí, parte de la influencia proviene de una ola particular de pentecostalismo mundial que incluye los ministerios de Peter Wagner y Derek Prince.[6] A su manera, los escritos de Walter Wink también han tenido un impacto internacional en términos de la naturaleza del mal estructural/sistémico en relación con las categorías bíblicas de la guerra espiritual.

Una de las obras más conocidas del difunto John Wimber de las iglesias Vineyard es Power Evangelism. Ha estado disponible en todo el mundo cristiano evangélico desde que se publicó a mediados de la década de 1990.[7] Wimber promovía la idea de Dios “como un transformador empoderador que crea, redime y renueva a través de la disponibilidad inequívoca de diversas formas de poder”.[8]

Power Evangelism articula la visión básica pentecostal/carismática de la sanación, el exorcismo y la liberación como un medio para evangelizar a las personas y, por lo tanto, hacer misión. A pesar de que hay muchos predicadores pentecostales/carismáticos africanos que tienen grandes ministerios de guerra espiritual, aún recibimos una gran cantidad de invitados internacionales que nos visitan para celebrar cruzadas evangelísticas centradas en actividades de guerra espiritual.

La guerra espiritual en el contexto africano

Una de las desventajas de la enseñanza de la guerra espiritual, tal como la he experimentado en las iglesias ghanesas, es su incapacidad para hacer que las personas se hagan personalmente responsables de sus acciones. Los discursos sobre la guerra espiritual generalmente culpan a los agentes espirituales externos de todos los problemas concebibles.

Pero esto no resta valor al hecho de que la guerra espiritual es un importante ministerio cristiano. De hecho, como hemos señalado, una de las razones del crecimiento fenomenal del pentecostalismo, especialmente en África, es el hecho de que esta corriente toma en serio el ministerio de la guerra espiritual. Este ministerio, como notamos anteriormente, generalmente se justifica en base a lecturas de incidentes específicos de la Biblia y también en el hecho de que las creencias culturales, experiencias y cosmovisiones autóctonas demuestran afinidades o continuidades con el material bíblico sobre el mal sobrenatural y cómo enfrentarlo.

Si buscamos hacer misión en el espíritu de Cristo, entonces sus actividades de exorcismo y liberación deben entenderse como implicaciones de la predicación del evangelio. La forma de responder a los abusos que han caracterizado la guerra espiritual no es rechazarla por completo, sino, más bien, aceptar su concepción del mundo como bíblica y culturalmente válida y articular respuestas más equilibradas a ella. Una forma de hacer esto es nutrir las capacidades de aquellos que están dotados por el Espíritu en los ministerios de sanación y liberación para que puedan ayudar a lidiar con problemas de origen sobrenatural.

J.Kwabena Asamoah-Gyadu es doctor en teología y profesor de la cátedra Baëta-Grau de Cristianismo africano y teología pentecostal/carismática en el Trinity Theological Seminary de Legon, en Ghana.

Este artículo se publicó por primera vez en la página web del Movimiento Lausana y se ha reproducido con permiso.

Notas

  1. Nota del editor: Ver el artículo de Moses Owojaiye “El problema de los falsos profetas en África” en el número de noviembre de 2019 del Análisis Mundial de Lausana https://www.lausanne.org/es/contenido/aml/2019-11-es/el-problema-de-los-falsos-profetas-en-africa 
  2. Esther Acolatse, Powers, Principalities, and the Spirit: Biblical Realism in Africa and the West (Grand Rapids, Michigan: William B. Eerdmans, 2018), 164. 
  3. Birgit Meyer, Translating the Devil: Religion and Modernity Among the Ewe of Ghana (Edinburgh: Edinburgh University Press, 1999). 
  4. Opoku Onyinah, Spiritual Warfare (Cleveland, Tennessee: CPT Press, 2012), 24. 
  5. For a critical discussion of its excesses, see, Andrew Walker, ‘The Devil You Think You Know: Demonology and the Charismatic Movement’ in Tom Smail, Andrew Walker and Nigel Wright, Charismatic Renewal (London: SPCK, 1995), 86-105. 
  6. Derek Prince, They Shall Expel Demons: What You Need to Know About Demons-Your Invisible Enemies (Harpenden, Hertfordshire, UK: Derek Prince Ministries, 1998). 
  7. John Wimber, with Kevin Springer, Power Evangelism (California: Regal Books, 1986). 
  8. Martyn Percy, Words, Wonders and Power: Understanding Contemporary Christian Fundamentalism and Revivalism (London: SPCK, 1996), 17. 



Source link

Putin camina hacia el ‘liderazgo supremo’ de Rusia


“Rusia debe seguir siendo una fuerte república presidencialista”, aseguraba el presidente ruso, Vladimir Putin, el pasado 15 de enero, cuando anunció que presentaría una serie de cambios a la Constitución durante su discurso sobre el Estado de la Nación. “El presidente debe, sin condición alguna, conservar el derecho de establecer las tareas y prioridades de la actividad del gobierno”, añadía el mandatario. 

La sorpresa de las afirmaciones se agrandó cuando, horas después, el gobierno federal ruso dimitía con su máximo responsable, Dmitri Medvédev, al frente y reconociendo que “los cambios fundamentales en la Constitución de la Federación Rusa” propuestos por el jefe del Kremlin están destinados a otorgar mayores poderes a la Duma y que, por tanto, la renuncia es lo “correcto”. 

A Medvédev ya le ha sustituido Mikhail Mishustin, mientras que Putin ya ha enviado a la Duma su propuesta de reforma constitucional, que ha sido aprobada por 432 de los 450 diputados que la componen. El presidente, además, también ha propuesto también un referéndum para reforzar con la opinión popular los cambios propuestos en la Constitución. “Aunque también es rico y liberal, Mishustin es visto como un tipo honesto y un gerente muy efectivo que finalmente ha conseguido que el sistema de impuestos funcionara correctamente. Medvedev no era visto como efectivo”, explica el portavoz para las relaciones externas de la Alianza Evangélica de Rusia, William Yoder, que asegura que la prensa nacional habla del 30 de abril como fecha para la celebración del referéndum propuesto por Putin.

El paquete de medidas presentado por Putin a la Duma incluye más de 700 cambios del texto constitucional. Entre las más destacadas, el refuerzo de la figura presidencial, que podría disolver el gobierno si no cumple con sus responsabilidades o “ha perdido la confianza” del presidente. Pero quizás una de las más polémicas es la del cambio de nomenclatura diplomática, relegando el término de ‘jefe de Estado’ por el de ‘gobernante supremo’ (verjovni pravítel en ruso). “Hablar de que Putin sería el ‘líder supremo’ ha sido una invención de un pequeño grupo de nacionalistas radicales. Putin es demasiado inteligente para permitir que la terminología lo ubique en la misma bolsa que Stalin o los norcoreanos. El gobierno ruso y Putin se preocupan por la opinión de occidente y considerarían que términos como este son un gran error”, señala Yoder. 

Putin camina hacia el ‘liderazgo supremo’ de Rusia

Medvédev y Putin, en el centro, durante los momentos previos al anuncio oficial de la dimisión en bloque del gobierno ruso.

Sin embargo, la maniobra del presidente parece encaminada hacia conservar la influencia y el poder después de 2024, cuando expire su mandato actual y legalmente no pueda volver a presentarse a unas elecciones. “La aspiración de Putin es conservar el poder supremo en el país”, dice el líder del partido opositor Yábloko, Nikolai Rybakov.

Desde Rusia, Yoder explica que Putin “quiere preparar las cosas para su futura salida” de la presidencia. “Quiere que su sistema de liderazgo centralizado esté más fuertemente integrado en el gobierno. Su preocupación es hacer que la gente esté más satisfecha. El apoyo financiero del gobierno para niños, familias, jubilados, médicos y docentes se ha incrementado significativamente”, remarca.

Otra de las propuestas de modificación de la Constitución sugeridas por el presidente Putin sería el reconocimiento del cristianismo ortodoxo como la religión principal de Rusia. Una medida que afectaría el estado actual del artículo 14 de la Carta Magna, que declara el carácter laico de la Federación Rusa. 

De hecho, el patriarca de la Iglesia Ortodoxa, Kirill I, ha insinuado que el nombre de Dios debería aparecer en la nueva configuración del texto constitucional. “Si en el himno se puede decir ‘patria querida protegida por Dios’, ¿por qué no se puede decir en la Constitución?”, ha preguntado el líder ortodoxo. Un guante que el Kremlin ya ha recogido asegurando que esta propuesta “también será debatida por la comisión” que está trabajando en la redacción de las diferentes enmiendas. 

Aunque Kirill remarca la prominencia de su institución, también ha matizado que en su pensamiento no solamente está el dios de los cristianos ortodoxos sino el de “muchos otros”. Unas declaraciones que generan cierta expectación en el ámbito evangélico. “La actitud evangélica es esperar y ver”, apunta Yoder, que recuerda la crudeza de la situación actual para las minorías religiosas más pequeñas. “Es temprano para que poder sacar conclusiones. Casi todas las escuelas teológicas protestantes permanecen sin la acreditación del Estado. La próxima audiencia del gobierno sobre este tema tendrá lugar el 20 de febrero. Los testigos de Jehová siguen siendo ilegales en el país. Pero ha habido indicios recientes de que la prohibición de reuniones religiosas en privado en edificios ajenos a las iglesias están siendo menos hostigadas que en el pasado. Tales restricciones fueron parte de las Leyes de Yarovaya de 2016. Sin embargo, ninguna de estas medidas represivas o positivas puede ser atribuida a los cambios que se plantean en la Constitución”, considera Yoder. 

En 2007, Putin aseguraba que “nuestra Constitución reza que la Iglesia está separada del Estado”. Habrá que esperar para ver en qué queda la propuesta de los ortodoxos y si la idea de Constitución del presidente ha cambiado en esta última década.



Source link