“Pongo a Dios en primer lugar en todo lo que hago”


Kansas City Chiefs se proclamó campeón al vencer a los San Francisco 49ers en la Super Bowl LIV disputada en Miami, Florida. 

El quarterback Patrick Mahomes demostró su clase guiando a los Kansas City Chiefs a su primer título en 50 años.

Pero para muchos de los héroes del partido, hayan ganado o perdido, lo esencial no es el galardón del triunfo, sino otro galardón que les espera mucho más allá del espectáculo deportivo.

El corredor de los 49ers, Raheem Mostert, jugó un papel clave para ayudar a su equipo a tomar la delantera al principio del partido. Mostert dice que su fe en Dios lo ayuda a resistir los golpes de la vida.

“Tengo un versículo de la Biblia en mi pecho, Salmo 23: 4-6, “Aunque camine por el valle de la sombra de la muerte, no temeré mal alguno. Porque Dios está conmigo. El me consuela de forma personal; y eso explica mi vida. Pasé por la oscuridad, y pude salir a la luz”, dijo Mostert a CBN Sports antes del partido.

Con poco más de dos minutos restantes en el tercer cuarto, Mostert anotó un touchdown y San Francisco tomó una ventaja de 20-10 sobre Kansas City.

Pero luego Patrick Mahomes lideró a los Chiefs en una reacción asombrosa, y el corredor de los Chiefs Damien Williams anotó los últimos dos touchdowns del juego, llevando el marcador final a 31-20.

El quarterback de los Chiefs, que fue nombrado MVP del Super Bowl dice que su fe en Dios es la fuente de su éxito.

“Haciendo lo que hago todos los días, sabiendo que vivo de la manera correcta, de la forma en que Él quiere que lo haga, puedo salir del campo con la cabeza alta y ser el hombre que debo ser. Dios me ha dado muchas bendiciones en mi vida y estoy tratando de ponerle en primer lugar en mi vida y glorificarlo en todo lo que hago”, dijo Mahomes.

Tras el partido, Mahones explicó: “Nunca perdimos la fe, eso es lo más importante. Todos en este equipo, nadie tiene la cabeza baja y creemos en los demás y eso es lo que hemos hecho durante todo el año”.

Patrick Mahomes es hijo del jugador de las Grandes Ligas, Pat Mahomes, y es conocido por su fe cristiana dede su juventud. En Twitter, Mahomes a menudo ha dado a Dios la gloria por su éxito, como en febrero de 2019, cuando ganó el premio al Jugador Más Valioso (MVP) en la ceremonia de Honores de la NFL. “He crecido en la iglesia y la fe te ayuda de verdad a saber por qué estás jugando y para quién lo estás haciendo”, dijo entonces.

Otro de los jugadores destacados de los Chiefs fue Stefen Wisniewski, que fue dado de baja de los Philadelphia Eagles a finales de agosto. En ese punto bajo de su carrera futbolística, colocó su futuro en las manos de Dios, y fue fichado por los Chiefs.

“El mejor lugar en el que puedes estar en la vida es el centro de la voluntad de Dios. Y el centro de la voluntad de Dios para mi vida fue estar sin equipo durante 5 semanas. Fue un desafío y Él estuvo conmigo y me apoyé en Él durante ese tiempo y confié en Él, lo alabé. Sabía que si quería, podría levantarme nuevamente; y que mi lugar era humillarme ante él, y aquí estoy a punto de comenzar en el Super Bowl. Eso es todo por Dios”. El jugador ahora ha conseguido el deseado título.



Source link

Los evangélicos franceses creen que la nueva ley de bioética pone a los más débiles en manos del mercado y la tecnología


El Senado de Francia ha comenzado las discusiones para examinar la nueva Ley de Bioética, uno de los principales proyectos del presidente Emmanuel Macron, que anunció el plan en 2018 y lanzó una consulta nacional en la que muchos actores de la sociedad civil han dado su opinión.

Cuando el proyecto de ley comenzó su proceso final, los cristianos evangélicos explicaron una vez más sus puntos de vista sobre una norma que regulará la eutanasia, la gestación subrogada y el uso de la inteligencia artificial, entre otros temas. El Consejo Nacional de Evangélicos de Francia (CNEF, por sus siglas en francés) ha manifestado que “quería contribuir a la reflexión nacional”, en la línea del documento Convicciones bioéticas que la entidad evangélica ya había publicado en 2018.

Según el CNEF, “la tentación de crear una ‘humanidad aumentada’ no es nueva, pero este proyecto de ley da una perspectiva a esta tentación que era desconocida hasta ahora”. El Código Penal francés prohíbe cualquier intento de ir en contra de la integridad de los seres humanos y prohíbe las prácticas eugenésicas y otras acciones que “tienden a la organización o selección de personas”, subraya la declaración.

Pero “esa protección antropológica está en riesgo”, dice el CNEF, porque la nueva ley presentada al Senado “elimina cualquier necesidad de autorización para la investigación sobre el embrión”. Una disposición que debería ser retirada, según la entidad evangélica. Con respecto a la procreación asistida, la organización dice que la nueva ley abre un escenario en el que cualquier “proyecto parental bajo demanda” podría aprobarse, posiblemente conduciendo a “los peores excesos de una sociedad técnica de mercado en la que el deseo sería el rey y la ley el sirviente”. Además, “considerar privar a los hijos de los padres sin que sea una cuestión de protección infantil, sería un delito grave contra ellos”, añaden.

El CNEF también aborda lo que dice la propuesta de ley en el área del “respeto a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, para proteger la pluralidad de opiniones”. Según la entidad, no solo los médicos, sino también otras profesiones deberían tener derecho a la objeción de conciencia, especialmente aquellas áreas profesionales que han visto una rápida evolución tecnológica que ha traído nuevos dilemas éticos. “La ausencia de tales cláusulas conduciría a un efecto disuasorio”, señalan, que podría alienar a las personas con convicciones religiosas o filosóficas de ciertas áreas profesionales de trabajo.

El CNEF concluye su declaración asegurando que, “considerando los riesgos para los seres humanos y para las generaciones que nos seguirán, entendemos y compartimos la preocupación expresada por un gran número de franceses y le pedimos al gobierno, senadores y parlamentarios que estén atentos y escuchen estas voces”.

El pasado 19 de enero, el Comité Protestante para la Dignidad Humana (CPDH, por sus siglas en francés), también se unía a las manifestaciones contra el proyecto de ley de Bioética. En un discurso, la plataforma argumentó que las generaciones futuras responsabilizarán a la sociedad y a los líderes de hoy por las decisiones tomadas en áreas que podrían “amenazar su vida diaria y su supervivencia”. 

En su declaración, el grupo de expertos sobre dignidad humana agregó: “Esperamos que la sociedad francesa progrese no solo en términos de protección del medio ambiente sino también en el área de los derechos del niño, el apoyo a las personas que sufren y la protección de las generaciones futuras contra la deriva consumista e individualista”.

“La aspiración de los protestantes evangélicos es la misma que la de sus conciudadanos que desean que la igualdad y la fraternidad sigan siendo el cemento de nuestra sociedad. Una sociedad atenta a los más débiles, al derecho de los niños a conocer a sus padres y a ser criados por ellos, una sociedad que gira hacia el respeto por la vida”, añadían.

El proyecto de ley de Bioética, tal como se presenta, “en particular, el desvío de la procreación médicamente asistida de su propósito terapéutico y la apertura de nuevas perspectivas para la selección humana”, es preocupante porque se asemeja al viejo deseo de crear un ‘superhumano’, un “mito que en el pasado solo ha llevado al desastre”, consideran desde el CPDH. “¡Estamos aquí para decirles a los senadores y al gobierno que tengan cuidado con esto!”, concluía la plataforma.  

Publicado en: PROTESTANTE DIGITALInternacional
– Los evangélicos franceses creen que la nueva ley de bioética pone a los más débiles en manos del mercado y la tecnología



Source link

En Holanda se estudia dar una ‘pastilla letal’ para mayores de 70


Holanda y Bélgica son los países europeos con una legislación más desarrollada en torno a la eutanasia. Y algunas voces del gobierno actual de coalición se está planteando facilitar todavía más la muerte de sus ciudadanos con una “pastilla letal” a disposición de aquellos mayores que deseen dejar de vivir, aunque no sufran ninguna dolencia específica.

La idea, según explica el diario ABC, surgió hace 40 años de parte de un juez del Tribunal Supremo holandés, Huib Drion. El magistrado defendió que el Estado diese a los mayores de 70 años una píldora venenosa para que pudieran decidir cuándo morir. 

Aunque será difícil que la idea salga adelante por la configuración actual del gobierno holandés, este acaba de publicar un estudio sobre la definición del espectro de población a quien se dirigiría esta pastilla del suicidio. Según el informe, solo un 0,18% de los mayores de 55 años tiene un deseo de morir consistente y activo, lo que en números redondos sumaría cerca de 10.000 personas.

Para el ministro de Sanidad, Hugo de Jonge, el informe apunta a que un cambio legal extremo como el que se propone desde el ala progresista no es la respuesta al deseo de muerte de los mayores de 55 años. «La sociedad debe hacer todo lo que tiene en su poder para ayudar a estas personas a recuperar las ganas y el sentido de vivir», advirtió, informa El Confidencial.

Sin embargo el proyecto de ley contó con el apoyo de 125.000 firmas el pasado año. Las firmas fueron aportadas por el grupo “Por voluntad propia”, una organización que considera que la ayuda al suicido debe legalizarse a partir de los 70 años para las personas que no quieran seguir viviendo sin demasiados condicionantes, como ocurre hasta ahora.

 

Una de las voces que se ha pronunciado con más claridad en contra de este proyecto es la del partido de inspiración protestante Unión Cristiana.

La parlamentaria Carla Dik-Faber considera que es un problema que se abra la puerta a la muerte exprés a personas “saludables que no están gravemente enfermas”. “No es un problema individual sino que afecta a la sociedad en su conjunto”, explica Dik-Faber, que considera que la misión del Gobierno es “proteger a las personas, especialmente las más vulnerables, y no puede ayudar al mismo tiempo con el suicidio”.

La diputada de la Unión Cristiana cree que una vez que el suicidio asistido sea legal, muchos ancianos pueden sentirse alentados por su entorno a pensar en quitarse de en medio. “Las personas mayores pueden sentirse innecesarias en una sociedad que no valora la vejez. Es verdad que hay gente que se siente sola, otros pueden tener una vida de sufrimiento y eso son cosas que no son fáciles de resolver, pero el Gobierno y toda la sociedad deben asumir la responsabilidad de asumirlo. No queremos ‘consultores del fin de la vida’, queremos ‘guías de vida’. Para nosotros toda vida es valiosa”, asegura.

La ley de eutanasia holandesa, en su formato actual, ya permite que una media de 20 personas se quite la vida cada día.



Source link