Casi 12.000 personas desbordan el campo de refugiados de Lesbos


Casi 12.000 personas se encuentran en el campo de refugiados de Moria, en Lesbos (Grecia) y un amplio terreno alrededor, en lo que ya es una de las situaciones más críticas desde el inicio de la crisis en 2015.

“Hay una gran necesidad de voluntarios, aunque sea por unos días”, ha contado a Evangelical Focus Pau Abad, miembro de la ONG Gain España, que se encuentra sobre el terreno junto a un equipo de voluntarios. Han viajado a la isla griega para trabajar durante una semana en el sistema organizado por la plataforma EuroRelief.

En un campo completamente desbordado, con familias llegando cada día, son necesarios tanto la presencia física de voluntarios como materiales de higiene. Aunque Lesbos ya no está “de moda” en los medios, la situación es “desesperante”, explica.

 

Pau Abad, en Lesbos, septiembre de 2019.

Pregunta. ¿Los que habéis viajado estos días, ¿qué estáis haciendo en Lesbos?

Respuesta. Estamos ayudando básicamente con el alojamiento, proveer tiendas a las nuevas familias. Hacemos esto con Eurorelief, que es la ONG que se encarga del alojamiento y de otras funciones.

Aquí en el campo de Moria hay una situación caótica debido al gran número de personas que han ido llegando durante el verano. Hay una gran necesidad de voluntarios, aunque vengan sólo por unos días, para poder cubrir las labores del campo.

El campo está sobresaturado, y los que vienen por su cuenta sin familia, tienen que buscar un sitio en el suelo, porque simplemente no hay más espacio.

 

P. ¿Cuál es la cifra de personas en el campamento en estos momentos?

R. La cifra de personas en el campo de Moria va cambiando día a día, porque no deja de llegar gente. El gobierno griego, muy puntualmente, decide que algunos vayan a Atenas. Pero ahora mismo son casi 12.000 personas las que están en Lesbos, el campo se está desbordando y la parte exterior, que también acoge a familias en tiendas, es enorme. En marzo y abril, el número de personas en el campo estaban entre 5.000 y 6.000 personas. Es con el buen tiempo y el verano que la cantidad de refugiados ha llegado a la cifra actual.

Recordemos que el campo de refugiado de Moria está pensado para una capacidad de 3.000 personas. Así que estamos cuadruplicando la capacidad que inicialmente se pensó para este lugar, que no es más que una base militar griega.

Con la llegada de otoño, probablemente se reducirá el número de personas aquí, pero habrá más gente que el invierno pasado. Hemos tenido alguna noche que ha hecho más frío y ya hemos visto personas con tos, resfriadas. ACNUR y todas las organizaciones que estamos aquí intentaremos hacer lo posible para aliviar, pero en invierno esto puede volver a ser muy duro.

La mayoría de personas aquí son de Afganistán, pero hay otros que vienen de África, de Irán aún hay aún muchas personas,  y de Siria todavía hay familias, aunque ya no muchas. Las cifras se parecen mucho al 2015 [cuando la crisis estalló]. Los grupos que ha estado viniendo en los días y noches de este último mes han sido numerosos.

Hace cuatro días llegó un grupo de 450 personas en solo una noche, lo cual es una barbaridad. La media es de entre 100 y 200 personas que llegan cada noche, y eso que en septiembre en principio baja el número de personas que llegan a esta isla.

P. Habéis visto a muchos que viven y duermen fuera del campamento. ¿Cuáles son sus condiciones?

R. Moria tiene dos partes. La parte del campamento como tal, y después toda la parte de fuera, que son terrenos privados, campos de olivos que han cedido al gobierno griego; el gobierno a su vez ha dado la gestión a ONGs como EuroRelief.

Dentro ya no hay espacio, y lo que nos dice gente que ha estado antes, es que hay dos o tres veces más el número de tiendas y refugios improvisados en la zona que está aquí fuera. Las condiciones, te las puedes imaginar…

Ayer tuvimos que dividir en tres partes una tienda que es para 8 personas, para alojar a tres familias diferentes, que sumaban juntas casi 20 personas. Eran dos familias afganas sunitas, y una familia iraní chiita [dos ramas opuestas en el Islam]. No podíamos hacer otra cosa. Están muy apretados y con ninguna intimidad.

A EuroRelief se le van acabando las tiendas, y es un problema grave. Reciben comida, productos de higiene y mantas para la noche, aunque no tantas como quisiéramos, y eso hace que la gente también se queje. Cuando hay previsión de lluvia o frío, no sabemos hasta qué punto lo que podemos ofrecer es suficiente.

 

Una de las tiendas provistas a familias en las afueras del campo de Moria. / Pau Abad

P. ¿Crees que Lesbos “ha pasado de moda” en los medios, y que la gente en Europa realmente no sabe ya lo que está sucediendo allí?

R. Es verdad que pasa de moda, y que la situación sigue siendo la misma. Sí es es verdad que en los últimos dos años se había reducido bastante el número de personas que llegaba, debido en parte por el acuerdo que había con Turquía, que controlaba más que no se pasara en barcos. Según nos explican expertos aquí, Turquía ha estado en una temporada electoral en el que el gobierno de Erdogan salió desfavorecido, en parte porque la situación de refugiados ha sido una causa de descontento allí. Así que pensamos que Turquía estaría buscando aflojar esa carga de refugiados en su país.

La realidad, sea como sea, es que durante verano se han producido llegadas masivas a Lesbos que no se recordaban desde 2015.

Teniendo en cuenta que el número se ha ido incrementando desde junio, sí me extraña que en ningún momento parece que haya salido en las noticias. Parece mentira que necesitamos la foto de un niño muerto en las costas de Turquía para sensibilizarnos.

Hace dos noches estaba en la zona de “nuevas llegadas”, distribuyendo mantas a quienes aún no tenían. Me encontré con un hombre que me explicó que acababa de perder a su bebé en el trayecto, desde Turquía. Me lo dijo con la voz rota y la mirada perdida. Después pude comprobar que efectivamente había sido así. Es una realidad muy dura, me imagino a este hombre, al que se le cayó el bebé al agua… y allí se quedó. No me imagino qué debe pasar por la cabeza de esta persona, y sí será capaz de explicárselo a su mujer, que se quedó en su país. ¿Cómo seguir adelante, sin esperanza, y con los planes truncados totalmente?

Sigue habiendo casos así, pero parece que todo haya caído en el olvido.

 

P. ¿Cómo ves el ánimo de las personas y las organizaciones que están trabajando en el campo?

R. Las organizaciones, como EuroRelief, están sobresaturadas. Por ejemplo, se están viendo obligadas a no ofrecer alojamiento a los hombres jóvenes o solteros que llegan, priorizando a las familias. Es una realidad bastante frustrante, tanto para las ONGs como para los voluntarios. Y eso que a las familias solo les ofrecemos una tienda y el dormir en el suelo. A parte de los productos de higiene y la comida que se reparte todos los días. Los recursos en el almacén se están agotando, porque no se esperaba este flujo de personas, y tan continuado.

En cuanto a las ONGs que trabajan en la parte médica, se producen colas enormes. Con la comida igual, hay colas 2 y 3 horas antes de que se vaya a repartir. Obviamente, es un caos para todos. No es que haya gente que se esté quedando sin nada, de momento, porque haya un esquema y unos procesos para cada persona que llega. Pero es evidente que las condiciones en las que se aloja a las personas y la calidad de los productos que se pueden dar, es mucho menor de lo que ha sido en los últimos años.

P. Como cristiano, ¿cuáles son tus pensamientos y sentimientos al ver la situación de estas miles de personas en situación extrema?

R. Todos los días que he estado aquí he tenido el mismo sentimiento: Dios nos quiere aquí. Dios nos quiere de una forma especial en lugares como este. Pienso en la parábola del buen samaritano: en esa persona tirada en el suelo, no sólo físicamente sino también emocionalmente y quizás espiritualmente. Es una situación de desesperación y Jesús nos está diciendo que esta es nuestra mayor expresión de amor al prójimo. Obviamente hay muchas situaciones de injusticia y desigualdad en el mundo, pero la situación por la que están pasando estas personas en el campo de Moria es dramática y son personas que están literalmente tiradas en el suelo.

Por otra parte, me alegra que son bastantes las organizaciones cristianas y los trabajadores o voluntarios cristianos que nos estamos encontrando aquí. Esto me motiva al pensar que no estamos quietos.

Por último, pienso que es una oportunidad para que estas personas conozcan a Dios, una mayor esperanza. Por ejemplo, diría que el 80% de los que nos cruzamos en el campo son afganos, un país tan cerrado, con muy pocos cristianos. Allí la gente es difícil que conozca de Dios excepto si es por una revelación de Él, pero aquí ahora mismo tienen una oportunidad de contactar con personas cristianas y conocer el evangelio de una forma práctica y abierta. En ese sentido vuelve a ser un sentimiento de esperanza dentro de la desesperación.

Creo que Dios nos quiere aquí, y en otras situaciones como esta. Donde hay una necesidad tan grande, los cristianos no podemos estar ausentes.

 

P. ¿Cómo es posible involucrarse seriamente en ayudar a los refugiados en Lesbos?

R. Los productos comienzan a escasear incluso, y hay necesidad de que se manden nuevos contenedores de ayuda. Gain va a seguir haciéndolo, desde sus oficinas en Europa y otras partes. En concreto, en España, vamos a comenzar una campaña de recogida de productos de higiene, como hicimos el año pasado. Comenzamos esta campaña en octubre, y coincide con esta gran necesidad que he podido ver in situ: aquí escasean y son urgentes.

También recogeremos dinero para financiar estos envíos, algo muy necesario en este momento. Animo a la gente que se quiera involucrar a hacerlo de estas dos formas. De hecho, el encontrar la financiación económica para enviar los containers a menudo es más complicado que encontrar comunidades, gente, iglesias, que se unan a dar productos.

Otra forma, obviamente, es involucrándose personalmente y viniendo aquí. Si no has venido, es difícil imaginar hasta qué punto los voluntarios aquí en Moria juegan un papel fundamental en lo que es el funcionamiento del campo, y más en situaciones así. Es otra forma en la que desde Gain España podemos ayudar, enviando equipos de voluntarios. En otros países, como Holanda o Reino Unido, nuestra ONG está enviando grupos prácticamente todos los meses. Así que podemos facilitar a las personas servir como voluntarios aquí.

Sí es un requisito bastante importante saber hablar inglés. Quien lea esto y tenga interés, que nos contacte. El sistema está creado para que se vayan haciendo rotaciones, y nada más llegar, el primer día ya estás involucrado con tareas. Animo a que las personas se involucren presencialmente y puedan ver con sus propios ojos cuál es la realidad aquí.

 



Source link

Se cumplen diez años de terrorismo de Boko Haram en Nigeria


Una década después de que Boko Haram comenzara una sangrienta campaña para imponer la sharia (ley islámica) en toda Nigeria, algunas áreas aún siguen bajo el control de los terroristas.

El pastor Mohammed Abubakar Naga, presidente en el estado de Borno de la Asociación Cristiana de Nigeria (CAN), dijo a Morning Star News que los terroristas siguen activos en la parte noreste del país donde se originó el grupo y ha desplazado a miles de personas, cerrando muchas iglesias.

“El este de Gwoz, especialmente las colinas, ha sido tomada por Boko Haram”, dijo el pastor Naga por teléfono. “Los terroristas aún atacan a las comunidades cristianas allí. Esto es incluso con la presencia de personal del ejército nigeriano en la zona”.

Después de comenzar una campaña violenta para establecer un califato islámico en el norte de Nigeria hace 10 años, Boko Haram ha matado a unos 35,000 civiles, según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). La agencia dijo que 37 trabajadores humanitarios perdieron la vida al atender a los desplazados por los ataques.

Entre los muchos pastores que Boko Haram mató en el estado de Borno se encuentran la reverenda Faye Pama Musa, entonces secretaria de la CAN en la región, asesinada el 14 de mayo de 2013 después de que los terroristas le disparasen; y el pastor pentecostal George Ojih, capturado en 2009 y decapitado por negarse a retractarse de su fe cristiana.

El grupo terrorista surgió en Maiduguri, estado de Borno, golpeando inicialmente a las instituciones educativas -Boko Haram significa “la educación occidental es pecado”- pero luego extendiéndose su violencia a centros de salud, lugares de culto y casas de cristianos.

Los Naga de la CAN, que pastorearon la Iglesia del Pacto de los Creyentes Pentecostales en Maiduguri durante 35 años, dijeron que el levantamiento de Boko Haram ha sido el mayor desafío para los cristianos en el norte de Nigeria. Muchos fueron asesinados u obligados a huir a otras partes del país o a otros países como Camerún y Níger.

En 2014, Boko Haram atacó congregaciones de denominaciones prominentes como la Iglesia de Cristo en las Naciones (COCIN), la Iglesia de los Hermanos (EYN), la Iglesia de Nigeria (Comunión Anglicana), la Iglesia Evangélica Ganadora de Todos (ECWA) y la Bautista, Iglesias luteranas, metodistas y pentecostales, dijo el pastor Naga.

Boko Haram es oficialmente parte del Estado Islámico en el África Occidental.

 

COMIENZO Y DESARROLLO

En 2002, Mohammed Yusuf, un servidor público del gobierno del estado de Borno y un ardiente estudiante islámico bajo la tutela del jeque Ja’afar Mahmud Adam en Maiduguri, rompió lazos con el clérigo islámico y fundó su secta.

Con sede en Maiduguri, las enseñanzas de Yusuf incluyeron la oposición al cristianismo y la democracia occidental, que según él tenían sus raíces en la Biblia y la filosofía política occidental. Los etiquetó como “haram” o prohibido.

En 2009, poco después de que Yusuf decapitase al pastor Ojih como un ejemplo para otros de lo que les sucede a aquellos que se niegan a convertirse al Islam, él y otros miembros de Boko Haram fueron capturados y asesinados extrajudicialmente.

Abubakar Shekau asumió el cargo de líder después de la muerte de Yusuf en julio de 2009. Bajo su liderazgo siguieron ataques cada vez más sofisticados, y en 2015 el grupo se alineó con el Estado Islámico. Sus atentados suicidas y otros ataques han desplazado a aproximadamente 2,3 millones de personas de sus hogares, y en 2015 el Índice Global de Terrorismo lo clasificó como el grupo terrorista más mortífero del mundo.

 

SIGUE ACTIVO

El ejército de Nigeria ha retomado la mayor parte de las 20.000 millas cuadradas que Boko Haram había incautado en el estado de Borno, pero el grupo continúa llevando a cabo secuestros y ataques de guerrilla. En abril de 2014, secuestraron a 276 estudiantes de la Government Secondary Girls School en Chibok, estado de Borno, y el 19 de febrero de 2018 secuestró a más de 100 niñas de secundaria en Dapchi, estado de Yobe.

 

Leah Sharibu, la joven cristiana que sigue retenida por Boko Haram.

Alrededor de 100 de las 276 niñas secuestradas de Chibok siguen desaparecidas. Casi todas las chicas Dapchi fueron liberadas el 21 de marzo de 2018 después de que el gobierno negoció su libertad, pero Boko Haram retuvo a Leah Sharibu, ahora de 16 años, porque se negó a renunciar a Cristo.

Nigeria ocupó el 12° lugar en la Lista Mundial de Persecución de Puertas Abiertas de 2019 de los países donde los cristianos son los más perseguidos.

 

Puedes ver toda la información publicada en Protestante Digital sobre Boko Haram aquí.

 



Source link

Los albaneses están “emocionalmente conmocionados” tras el terremoto


Un terremoto ha sacudido este sábado la parte central de Albania. Se trata del temblor más fuerte registrado en los últimos treinta años registrado en el país. La ciudad portuaria de Durres ha sido el epicentro, pero el seísmo, de 5,6 grados en la escala de Richter, ha afectado también a la capital, Tirana.

Cientos de personas han tenido que abandonar sus hogares y buscar refugio en las calles y los parques. Según el Ministerio de Interior, un centenar de casas y apartamentos han sufrido derribos y daños severos. Además, también han quedado afectadas algunas viviendas en las áreas rurales. Los servicios de emergencias han atendido a 68 personas heridas. 

Fuentes oficiales también apuntan a afectaciones graves en, al menos, 34 escuelas y 10 universidades. Todavía no se ha informado de daños en ninguna iglesia evangélica. “El trauma que el terremoto ha dejado es grande”, ha explicado Ylli Beqiraj, un cristiano albanés. “Los niños son los más afectados y se sienten inseguros. Todavía se pueden sentir pequeños temblores durante la noche, aunque de menos intensidad, y la predicción oficial es que desaparecerán en los próximos días”, ha remarcado. 

 

“LA GENTE SALÍA CORRIENDO DE LOS EDIFICIOS”

“El terremoto ha sido fuerte” pero “no se ha registrado ninguna muerte”, ha confirmado el presidente de la Alianza Evangélica Albanesa (Vush), Ylli Doçi. “Si hubiese sido otro día, en lugar del fin de semana, hubiera sido una tragedia porque las partes de yeso y ladrillos que han caído delante del edificio de la Facultad de Geología podrían haber matado a muchos estudiantes que se reúnen en la puerta donde han caído los escombros”. 

El temblor “ha causado mucho pánico y problemas de circulación, con multitudes de personas que salían corriendo de los edificios”. “Las clases escolares han sido canceladas durante un día a causa de la conmoción emocional que han experimentado los niños”, ha asegurado Doçi.

 

“UNA OPORTUNIDAD PARA REFLEJAR EL SENTIDO DE LA VIDA”

“Creo que ha sido una buena oportunidad para reflejar el sentido de la vida y del amor”, ha señalado Doçi, “con el potencial de acercar a las personas entre sí y a Dios”. 

Amarildo Preni, miembro del equipo de la Sociedad Bíblica en Albania, también ha hablado de “mucha gente que ha decidido pasar la noche fuera, refugiándose en estadios y parques”. Él está de acuerdo con que lo que ha pasado puede conducir a muchos a pensar acerca de la fragilidad de la vida. “Una cosa que hemos oído y visto en la televisión, las redes sociales y los periódicos es que mucha gente hablaba sobre Dios, sobre su poder y protección”, apunta. 

 



Source link

Trump promete más inversión para proteger la libertad religiosa


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, perfiló este lunes ante la ONU una imagen de su país como un lugar acogedor para las víctimas de persecución religiosa en el mundo.

El Gobierno estadounidense organizó ese encuentro a la misma hora que la Cumbre de Acción Climática que congregaba a decenas de líderes en la sede de la ONU, y a la que Trump no tenía previsto asistir pero finalmente llegó por sorpresa y se sentó durante unos minutos en el auditorio, sin intervenir.

La promoción de la libertad religiosa en el mundo se ha convertido en una prioridad de Trump, que cuenta con el apoyo del vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado, Mike Pompeo, que son cristianos evangélicos.

Pence habló en la reunión justo antes que Trump y arremetió contra Nicaragua, al asegurar que “está prácticamente librando una guerra contra la Iglesia católica”, y Venezuela, donde dijo que el chavismo “usa las leyes contra el odio para procesar al clero”.

El secretario general de la ONU, António Guterres, también participó en la reunión, y afirmó que “la persecución de minorías religiosas es completamente inaceptable” y le “rompe el corazón”.

“Debemos hacer todo lo que podamos para evitar la limpieza religiosa de las sociedades”, añadió Guterres.

 

LIBERTAD RELIGIOSA Y DE CONCIENCIA

“Estados Unidos siempre será una voz para las víctimas de la persecución religiosa, en todas partes. No importa dónde vayan, tienen un lugar en los Estados Unidos”, dijo Trump en su discurso en la Reunión Global para Proteger la Libertad Religiosa, en la sede de las Naciones Unidas.

Trump anunció que Estados Unidos invertirá “25 millones de dólares para proteger la libertad religiosa y lugares sagrados religiosos” en todo el mundo, y coordinará la creación de una “coalición de empresas estadounidenses para la protección de la libertad religiosa”.

“Pido a todos los países del mundo que se unan a nosotros en este deber moral urgente”, subrayó Trump.

El nuevo grupo empresarial para la libertad religiosa sería el primero de su tipo, dijo Trump. No nombró a los miembros del grupo, pero dijo que incluiría a algunos de los “hombres y mujeres más exitosos en la tierra” a los que describió como “grandes líderes empresariales, grandes personas”.

Trump mencionó algunos de los crímenes de odio más violentos contra los creyentes en todo el mundo, como la masacre de musulmanes en una mezquita de Nueva Zelanda, el bombardeo de iglesias en Sri Lanka y la masacre de judíos en Pittsburgh y las sinagogas Poway en California.

“Estos ataques malvados son una herida en toda la humanidad”, dijo Trump. “Todos debemos trabajar juntos para proteger a las comunidades de todas las religiones. También estamos instando a todas las naciones a que aumenten el enjuiciamiento y castigo de los delitos contra las comunidades religiosas. No puede haber un crimen más grande que ese. Esto incluye medidas para prevenir la destrucción intencional de sitios y reliquias religiosas”, afirmó.

“Honren el derecho eterno de todas las personas a seguir su conciencia, vivir de acuerdo con su fe, y dar gloria a Dios (…). Detengan los crímenes contra la gente de fe. Liberen a los prisioneros de conciencia (…). Protejan a los vulnerables, los indefensos y los oprimidos”, agregó.

 

LA CUESTIÓN MUSULMANA

Su afirmación de que esos colectivos “tienen un lugar en EE.UU.” tiene un punto de contraste evidente con su promesa electoral de 2016 de “prohibir completa y totalmente la entrada de los musulmanes” al país, un objetivo que trató de poner en práctica con varias versiones de su veto migratorio.

La tercera versión de ese veto sigue en vigor e impide la entrada en EE.UU. de los ciudadanos de varios países de mayoría musulmana -Libia, Irán, Somalia, Siria y el Yemen, además de imponer restricciones a algunos ciudadanos venezolanos y norcoreanos.

Las palabras de Trump llegaron además en un momento en el que su Gobierno se está planteando reducir a cero el número de refugiados que pueden entrar en Estados Unidos cada año, y que en 2019 ya tiene un límite de 30.000, el nivel más bajo desde 1980.

 



Source link

Una guía cristiana de las elecciones en Austria pregunta a los partidos sobre 15 cuestiones clave


Austria escogerá una nueva configuración parlamentaria el próximo 29 de septiembre y los cristianos en el país han publicado un recurso para ayudar a clarificar el voto. La página web de noticias cristianas Glaube ha contactado con los ocho partidos políticos principales para preguntarles cuáles creen que son las cuestiones clave. 

 

Portada de la guía publicada en Glaube. / Glaube

Cinco de los candidatos han respondido y, a partir de sus respuestas, se ha elaborado y publicado una guía que compara las posiciones en diferentes temas de cada partido y llama a los creyentes a “orar y votar”. El objetivo, dicen, es “ofrecer a los votantes una orientación que resulte de ayuda, para promover los valores cristianos en nuestra política”, ha explicado Sven Kühne, uno de los líderes de la Alianza Evangélica Austriaca, que comenzó el proyecto en 2017. 

La publicación ha contado con el apoyo de Iglesias Libres de Austria (iglesias evangélicas libres), la Archidiócesis católica de Viena y otros 15 grupos y entidades cristianas. Los candidatos han respondido a un cuestionario con preguntas sobre política exterior y Europa, educación y ciencia, ética en la medicina y la investigación, matrimonio y familia, refugiados e integración, salud y cuidado, libertad religiosa y de conciencia, igualdad, niños y jóvenes, protección de la vida y la dignidad humanas, protección de los cristianos perseguidos, jubilados y pensiones, seguridad y crimen, cuidado del clima y del medio ambiente y economía y mercado de trabajo. 

La guía se puede descargar en alemán a través de la web de Glaube

 



Source link