Preocupación entre grupos proderechos humanos por la muerte de un cantante de gospel en Ruanda


El artista de música gospel ruandés, Kizito Mihigo, fue hallado muerto en una celda policial el pasado 17 de febrero en la capital, Kigali, tres días después de ser arrestado cerca de la frontera con Burundi. El portavoz de la policía, JB Kabeera, en un comunicado compartido en las redes sociales, dijo que “el cuerpo de Mihigo fue encontrado durante un control rutinario por agentes en la comisaría de policía de Remera el lunes por la mañana”.

Tres días antes de su muerte, la policía lo acusó de intentar huir ilegalmente del país y unirse a grupos rebeldes que luchan contra Ruanda, además de sobornar a las personas que lo habían visto. “Los órganos de seguridad entregaron a Kizito Mihigo al Departamento de Investigación de Ruanda, después de ser arrestado en el distrito de Nyaruguru. Los cargos penales de Mihigo incluyen el intento de cruzar ilegalmente la frontera con Burundi, unirse a grupos terroristas y corrupción”, explicó el Departamento de Investigación de Ruanda (RIB, por sus siglas en inglés) en redes sociales.

Grupos de oposición, organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos y activistas en la diáspora rechazaron la declaración de la policía de Ruanda y pidieron una investigación independiente sobre la muerte, porque no creen que Mihigo, un católico devoto de 38 años, se haya suicidado en la celda y piensan que probablemente fue asesinado.

Los amigos del cantante señalaron que Mihigo no tenía intención de unirse a los rebeldes en Burundi pero que quería llegar a Bélgica, donde había vivido antes. Además, la familia de Mihigo subrayó que estaba planeando un concierto de gospel para revivir su carrera musical. Había lanzado una canción después de haber estado previamente en prisión titulada Amahoro Y’Imana (la paz de Dios), que publicó en Twitter el pasado noviembre.

La activista Diane Rwigara, considera que no ha podido ser un suicidio porque, dice, “he estado en la prisión de Remera y ni siquiera hay una ventana”. “Más bien, hay agujeros de ventilación. No veo cómo alguien puede atar sábanas en ese tipo de agujeros”, ha señalado Rwigara, que fue encarcelada durante más de un año por cargos de evasión de impuestos y se le prohibió participar en las elecciones presidenciales, pero un tribunal de Ruanda desestimó todos los cargos en octubre de 2018 y la liberó bajo fianza.

Mihigo participando de un concierto gospel en una iglesia. / Facebook Kizito Mihigo

Mihigo participando de un concierto gospel en una iglesia el pasado diciembre. / Facebook Kizito Mihigo

Mihigo había sido cercano al partido en el gobierno, el Frente Patriótico de Ruanda, y del presidente Paul Kagame en el pasado, pero en abril de 2014 fue arrestado después de lanzar una canción de gospel llamada El significado de la muerte, en la que rezaba por las víctimas del genocidio y las víctimas de otras violencias. Los críticos lo acusaron de promover la ideología del ‘doble genocidio’, a pesar de que fue un superviviente del genocidio de 1994 contra los tutsis.

En febrero de 2015, fue declarado culpable de conspirar contra el gobierno, formar un grupo criminal y conspirar para asesinar al presidente Kagame, y fue sentenciado a 10 años de prisión. En 2018 fue liberado de la prisión por indulto presidencial junto con el político de la oposición Victoire Ingabire, con la condición de que se presentasen al fiscal local una vez al mes y que solicitasen autorización antes de viajar al extranjero.

Además de dedicarse a la música como profesional, Mihigo creó en 2010 la Fundación para la Paz Kizito Mihigo (KMP, por sus siglas en inglés) con el objetivo de promover la paz y la reconciliación en el país. En redes sociales, el artista también ha publicado imágenes de él mismo participando en servicios religiosos e incluso predicando en iglesias del país.

“Hoy es Kizito. Creo que mañana será Bernard Ntaganda o alguien más en la oposición ”, dijo Bernard Ntaganda, líder del partido opositor PS-imerakuri, encarcelado durante cuatro años por su activismo opositor al gobierno.

Mientras tanto, varios grupos internacionales de derechos humanos han intensificado la presión sobre los líderes de la Mancomunidad de Naciones para que tomen medidas antes de su cumbre prevista en Ruanda este año. A pesar de todas las acusaciones, la portavoz del Departamento de Investigaciones de Ruanda, Marie Michelle Umuhoza, dijo al periódico The EastAfrican que “nuestras instituciones son competentes y cualificadas para realizar investigaciones en cualquier caso”. “Lo que dicen las organizaciones y los opositores son simplemente sus deseos, pero tenemos órganos competentes e independientes que pueden hacer ese trabajo”, ha señalado.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITALInternacional
– Preocupación entre grupos proderechos humanos por la muerte de un cantante de gospel en Ruanda



Source link

El yihadismo puja por África


Con la publicación de la Lista Mundial de Persecución de 2019, la organización Puertas Abiertas ya advertía de un “incremento en el África subsahariana” de combatientes del autoproclamado Estado Islámico que se habían dispersado por la pérdida de territorio en Oriente Medio. Según la entidad, la “inestabilidad, corrupción, pobreza, desempleo” y una “gobernabilidad débil” servían de escenario idóneo para el crecimiento del islamismo radical, que también “instrumentalizaba conflictos identitarios ya existentes para forjar alianzas y fortalecer su base”. 

Un año después, diferentes países de la región del Sahel que hasta ahora no figuraban en la lista de los lugares más hostiles contra el cristianismo en el mundo, han pasado a formar parte del documento. Burkina Faso, Níger y Camerún son algunos de los territorios en los que el incremento de la violencia está muy relacionado con el auge de la presencia del yihadismo en la zona. 

Según el Observatorio Internacional de Estudios sobre el Terrorismo, mientras que en marzo de 2019, coincidiendo con la derrota de ISIS en Baguz, su último enclave territorial en Siria, se registraron 28 atentados de motivación yihadista en las regiones del Magreb y del Sahel, causando un total de 153 víctimas mortales, en enero de 2020 se han alcanzado los 77 ataques y los 502 muertos, la gran mayoría en Burkina Faso, Mali y el norte de Nigeria.

El mapa de la división colonial de África también afecta a la identidad religiosa nacional. Un claro ejemplo de las consecuencias de la Conferencia de Berlín en el continente es Nigeria, el país más poblado de la región. “Es un caso especial ya que el conflicto religioso ha estado allí durante mucho tiempo. Sin embargo, también fue alimentado por la administración colonial británica, creando divisiones entre el los musulmanes del norte y el predominio del sur cristiano”, explica a Protestante Digital el secretario general de la Asociación de Evangélicos en África (AEA, por sus siglas en inglés), Aiah Foday-Khabenje. “El yihadismo es una preocupación global y ha sido alimentado por conflictos ideológicos, determinadas actitudes occidentales y la guerra contra los valores islámicos. África es una presa fácil por su vulnerabilidad y también debido al permanente interés occidental en la región”, añade.

Desde Mali, el misionero protestante estadounidense Jim Bowers asegura que “la iglesia cristiana es respetada en el Estado, incluso aunque el 95% de la población es musulmana y hay creencias animistas mezcladas en todo”. Bowers llegó al país en la década de 1980 con su esposa y juntos han trabajado evangelizando en la ciudad de Kayes, en la región oeste, y desde 2013 en la capital, Bamako. “El gobierno de Mali consulta a menudo tanto a los imanes como a los líderes católicos y protestantes. A menudo nos invitan a encuentros con el presidente y los gobernadores, y ellos visitan nuestras iglesias. Los líderes de las iglesias no están involucrados en política, y solo unos pocos están en la Asamblea Nacional, pero algunos trabajan en respetados cargos gubernamentales. Por lo que sé, la situación es similar en Senegal, Guinea, Costa de Marfil, Burkina Faso y Níger”, afirma.

La combinación del conflicto étnico y el aumento de la presencia yihadista han expandido los focos de violencia del norte a las regiones centro y oeste del país. De hecho, según datos del último informe sobre Mali del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, la cifra de cascos azules muertos en la misión asciende a 219 desde su inicio, en 2013, convirtiéndose así en la más mortífera del continente después de las de la República del Congo, finalizada en 1964, y de la de Darfur. 

El yihadismo puja por África

Homenaje a un soldado de la misión de la ONU en Mali fallecido./MINUSMA, Flickr CC

“El yihadismo está creciendo en África occidental”, señala Bowers. “El salafismo y el wahabismo extremos están llegando a más y más imanes y personas”, remarca. “Los nómadas Tamachek se sienten excluidos de los avances en el asentamiento negro del sur de Mali. Los fulanis perciben que todos los tratan como niños salvajes; los dogones, los tamachek, los songhai, los bambara, todos ellos. El abuso por parte del ejército y la policía simplemente los empuja a los brazos de los agentes salafistas con dinero, y algo de dinero proviene del extranjero”, añade el misionero, que también recuerda que “algunos de los hombres más ricos de Mali son fulanis” pero que “están en contra del nuevo salafismo aunque quieren una influencia islámica más fuerte contra las presiones globales que están llegando”. “¿Retrocederían los gobiernos aquí en el progreso que han hecho impulsados por fondos de la ONU, la Unión Europea o Estados Unidos? Mucho dinero está ligado a objetivos sociales y es difícil decir que no”, apunta.

Tanto Bowers, desde Mali, como Foday-Khabenje, desde Sierra Leona, coinciden en que “el islam y el cristianismo han convivido de manera pacífica en muchos países” y que “la convivencia seguirá existiendo”. Sin embargo, no obvian la escalada de violencia que, por ejemplo, ha convertido a Nigeria en el país donde más cristianos han sido asesinados en el último año, 1.350 según Puertas Abiertas, y a la República Centroafricana en el segundo, con 924. O que por ejemplo ha dejado 19 atentados y más de 141 muertos en Burkina Faso en lo que va de año. “La globalización y la radicalización en Oriente Medio están generando un islam cada vez más militante”, señala el secretario general de la AEA.

“Va a costar décadas reconstruir la confianza y la reconciliación necesarias”, dice Bowers. “¿Puede la iglesia ser un catalizador para ayudar a los musulmanes moderados a reconstruir tal confianza y ayudarlos a ayudar a sus jóvenes a no caer en el radicalismo? Sí, pero el concepto es terriblemente difícil de considerar tanto para la iglesia como para la mezquita”, añade el misionero. “La iglesia cristiana está creciendo en el Sahel. No creo que ningún gobierno desee una radicalización en ninguna dirección. El cambio social sería demasiado fuerte y causaría disrupciones” remarca.

Foday-Khabenje señala la vía del diálogo como única solución política y remarca la necesidad de que haya cristianos en esa dimensión. “Las Alianzas Evangélicas Nacionales están en mejores condiciones para interactuar con sus autoridades gubernamentales nacionales. La Alianza Evangélica Mundial y otras redes y socios internacionales harán bien si intensifican la capacidad de los líderes nacionales para hablar, defender y garantizar las libertades religiosas en sus naciones”, reitera.

Lejos de rechazar las “intervenciones militares de la comunidad internacional”, aunque considera que no se necesitan más, también el misionero Bowers considera las esferas política y social como el único espacio donde resolver esta situación. “Los ejércitos internacionales pueden ayudar, puesto que los yihadistas no están dispuestos a dialogar con nadie. Los ejércitos que demuestran imparcialidad y justicia pueden ayudar, pero ese concepto no racista es estremecedor. No creo que Francia haya trabajado tan bien en eso. Han sido condenados por sus sombras del pasado colonial aquí, muy criticados, y solo con su reciente pérdida de 13 soldados en el accidente del helicóptero, finalmente, han aceptado un comando coordinado con el G5 Sahel (coalición formada por Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger). Ese tipo de colaboración es muy necesaria, junto con el reciclaje completo de la mentalidad de los ejércitos y la policía de Níger, Burkina Faso y Mali”, señala Bowers.



Source link

Elecciones climáticas


Para el Reino Unido, 2019 acabó con unas elecciones generales. Pero a pesar de lo que ocurrió el 12 de diciembre, 2019 también será recordado como uno inmensamente significativo en cuestiones del clima, la naturaleza y el medio ambiente. A lo largo del año pasado hemos visto huelgas escolares inspiradas por Greta Thunberg, y protestas masivas lideradas por Extinction Rebellion, que han traído el problema del cambio climático a la corriente política. Informes, como el de la evaluación de la biodiversidad global de las Naciones Unidas, han resaltado la escala y la velocidad, sin precedentes, de cambio en la naturaleza causados por la actividad humana. El parlamento del Reino Unido declaró la emergencia climática (también lo hicieron Escocia, Gales, y muchos municipios del país). Los incendios forestales en el Amazonas resaltaron la necesidad de cooperación internacional para abordar de forma interconectada los problemas medioambientales. El diccionario Oxford ha escogido ‘climate emergency’ (emergencia climática) como la palabra del año del 2019. 

Como era de esperarse, todo esto ha tenido un efecto significativo en la política del Reino Unido e influyó en la campaña para las elecciones generales. Por primera vez, hubo un debate específico centrado en el clima y la naturaleza, presentado en el canal 4. Según las encuestas de YouGov, al comparar las prioridades de los votantes a vísperas de las elecciones del 2017 con las del 2019, el medio ambiente fue uno de los dos problemas (juntamente con el crimen) que ha experimentado un incremento significativo en importancia. Otro sondeo descubrió que más de la mitad de votantes dijo que el problema del cambio climático afectaría a sus votos. 

Obviamente al hablar de cuestiones medioambientales, hay un número de preocupaciones clave interrelacionadas a considerar. Cuatro de las más importantes son: 

  • El cambio climático 
  • La naturaleza y la biodiversidad
  • La contaminación atmosférica 
  • La polución por plástico 

Todos ellos son grandes asuntos y tendrán que ser abordados por el gobierno del Partido Conservador, claro ganador de las elecciones. 

¿Los cristianos, cómo deberíamos pensar acerca de estos asuntos medioambientales? 

En primer lugar, como cristianos podemos aceptar que el gobierno tiene una labor importante y legítima. Los individuos y las empresas deben implicarse en trabajar hacia cambios positivos, pero el papel del gobierno también es vital. En los pasajes sobre el gobierno en el Nuevo Testamento, los autores describen al gobierno con un papel en prohibir el mal y promover el bien (p. ej. 1ª Pedro 2:14). Ambos aspectos del gobierno son importantes con respecto a los asuntos ambientales – por ejemplo, haciendo cumplir la legislación para evitar la contaminación ambiental (frenando el mal), o plantando árboles (promoviendo el bien). 

En segundo lugar, cuidar de la creación de Dios es una manera de expresar nuestro amor a Dios. Como muchos autores han dicho (Craig Bartholomew y Michael Goheen en The Drama of Scripture), la historia global de la Biblia describe la creación de Dios y la redención del mundo entero, humana y no-humana. Como dice Génesis 1-2, es parte de la vocación original de la humanidad ‘gobernar sobre’ y ‘cuidar’ de la creación no-humana. La imagen del ‘administrador’ o ‘sirviente’, encargado de cuidar de algo que no le pertenece, es a menudo utilizada para describir la relación de la humanidad con la creación no-humana. Los autores bíblicos regularmente describen la creación de Dios como alabanza a Dios y mostrando su gloria (p. ej. Salmos 8, 98, 104). Jesús nos da el modelo perfecto de lo que significa ‘gobernar’ – servir, proteger, sanar, y restaurar. Por el momento, sin embargo, la humanidad no está cumpliendo con esta vocación de un modo que refleje el amor a Dios. Más bien, colectivamente estamos destruyendo hábitats naturales, contribuyendo a la extinción en masa, y contaminando nuestra tierra, ríos y océanos. El cambio climático ya está causando graves problemas en la naturaleza – los arrecifes de coral que quedan en el mundo podrían desaparecer en las próximas décadas, por ejemplo. Por lo que los cristianos deberíamos ir tras políticas bien diseñadas que nos puedan ayudar colectivamente a cuidar de la creación de Dios. 

En tercer lugar, los asuntos medioambientales tienen un gran impacto en las personas. Los principios de justicia social se encuentran a lo largo de la Biblia, y sumados a la prioridad que Jesús puso de ‘amar al prójimo’ – como enseña la parábola del buen samaritano, la definición de ‘prójimo’ es amplia e inclusiva. Aquí podríamos pensar en dos grupos especialmente vulnerables: las personas pobres, y las generaciones futuras. Estos dos grupos contribuyen poco en los problemas que enfrenta el mundo, especialmente con relación al cambio climático. También tienen poco poder. Pero serán ellos los que harán frente a las peores consecuencias del calentamiento global y de un clima más extremo. La contaminación atmosférica -a niveles peligrosos para las personas en más de 40 pueblos y ciudades en el Reino Unido- también está relacionada con la injusticia: un estudio académico del 2019 descubrió que niños, adultos, y familias que viven bajo el umbral de la pobreza tienen los niveles más altos de exposición a la contaminación atmosférica. Pasar a la acción para abordar la emergencia climática y reducir la contaminación atmosférica son algunas de las maneras con las que el gobierno puede contribuir a la justicia social, defendiendo la causa de los pobres y vulnerables en el Reino Unido y de ámbito internacional, además de las generaciones futuras. 

Centrándonos en el cambio climático, bajo Theresa May, el gobierno del Reino Unido legisló una diana legal que obligue a llegar a las cero emisiones netas para el año 2050. Esto sigue la recomendación del comité del cambio climático (CCC) – su informe Net Zero fue publicado en mayo del 2019. (El CCC recomendó el año 2045 para Escocia, y también ha sido adoptado por el SNP). Pero como el CCC enfatiza en su informe, la política actual es insuficiente para conseguirlo: «muchos planes actuales son insuficientemente ambiciosos; otros están procediendo demasiado despacio» (p. 11). Por lo tanto, es vital para el gobierno de Boris Johnson comprometerse con leyes para abordar los problemas medioambientales, especialmente el del cambio climático: “Las leyes deben estar plenamente financiadas e implementadas coherentemente en todos los sectores de la economía para impulsar la innovación necesaria, el desarrollo de mercado y la demanda del consumidor de tecnologías con bajas emisiones de carbono, e influir positivamente hacia un cambio social.” (CCC, p.12) 

En unas elecciones generales hay, por supuesto, muchos asuntos diferentes a considerar, y es difícil saber cómo ponderar los asuntos de manera apropiada. Pero los asuntos medioambientales tienen un impacto muy directo en la creación de Dios y en nuestro prójimo – por lo tanto para los cristianos es un área política importante a considerar al emitir nuestros votos. 

Este 2020 el Reino Unido acogerá en Glasgow la COP26, una conferencia anual sobre el cambio climático de las Naciones Unidas. Así que el reto para Johnson y su gobierno será unir la retórica con políticas serias, significativas y factibles que puedan contribuir a la restauración ecológica y a la justicia social. 

Andrew Phillips es participa en el programa de graduados SAGE del Jubilee Centre. Se graduó de la Universidad de Oxford con la carrera de Clásicos y hebreo bíblico.

Este artículo se publicó por primera vez en la web de Jubilee Centre y se ha reproducido con permiso.



Source link