El Consejo de Estado francés ordena levantar la prohibición de reunirse en los lugares de culto


El Consejo de Estado, que es el tribunal con mayor autoridad en Francia, se ha pronunciado este lunes contra el gobierno. La institución “ha ordenado al primer ministro, Édouard Philippe, que adopte medidas menos restrictivas” en todo el área que tiene que ver con las reuniones en lugares de culto. 

Entre las medidas anunciadas el pasado 11 de mayo, el gobierno galo había decretado una “prohibición absoluta y general”. Según Euronews, el decreto del gobierno establecía que hasta nuevo aviso los lugares de culto solo podían utilizarse para funerales a los que no podían asistir más de 20 personas. El juez ahora asegura que el ejecutivo debería “establecer medidas estrictamente proporcionales a los riesgos para la salud y apropiadas con este inicio del desconfinamiento».

El fallo afirma que el derecho fundamental a la libertad de culto “incluye entre sus componentes esenciales el derecho a participar colectivamente en ceremonias, en particular, en lugares de culto”, y que las medidas del gobierno dirigido por el primer ministro Édouard Philippe “constituyen una seria y manifiesta interferencia ilegal contra ello”.

El gobierno ahora tiene ocho días para modificar las medidas relacionadas con los lugares de culto. Un nuevo decreto, publicado a más tardar el próximo 26 de mayo, autorizará las reuniones en los lugares de culto y especificará las nuevas condiciones.

Los cristianos evangélicos en Francia han reaccionado de inmediato al fallo judicial. El Consejo Nacional de Evangélicos de Francia (CNEF, por sus siglas en francés) ha señalado en una declaración que la “afirmación de la libertad de culto como una libertad fundamental que incluye el derecho a participar colectivamente en las ceremonias, en particular en los lugares de culto”, es “bienvenida”.

Desde el comienzo de la crisis del coronavirus, “el CNEF ha estado atento al objetivo prioritario de la salud pública y ha tratado de lograr un equilibrio entre la libertad de culto y la necesidad de contribuir a la protección de todos”.

La entidad evangélica había considerado las restricciones temporales en las iglesias como “justificadas, necesarias y proporcionales en el momento”, pero también había asegurado que estarían “muy atentos a la recuperación de esta libertad”.

En sus contactos con el Gobierno, el CNEF ha hecho “todos los esfuerzos posibles para prepararse para la reanudación de las reuniones”. Próximamente se publicará de forma online una “guía para la reanudación de actividades para las asociaciones protestantes evangélicas”, han dicho.

“Cualquiera que sea la fecha para la reanudación de las reuniones, el CNEF alienta a sus miembros a respetar las pautas y recomendaciones apropiadas”, han enfatizado.

Los cristianos evangélicos en Francia han estado involuntariamente en el centro de una tormenta mediática después de que una iglesia evangélica en el noreste fuese acusada de propagar el virus. Una acusación que, a pesar de todo el ruido mediático, no ha contado con argumento sólidos y solo ha remarcado estereotipos negativos. 

Publicado en: PROTESTANTE DIGITALInternacional
– El Consejo de Estado francés ordena levantar la prohibición de reunirse en los lugares de culto



Source link

En Venezuela, “la necesidad de buscar alimentos cada día hace que no se cumplan” las medidas de prevención


¿Cómo se afronta una epidemia como la de la Covid-19 sin el acceso al agua garantizado, con cortes constantes en el suministro eléctrico y con escasez de alimentos? Esta es la realidad de algunas zonas en Venezuela, como los barrios más marginales de la ciudad de Maracaibo. Allí, desde hace más de un año, diferentes iglesias evangélicas distribuyen alimentos a las familias más necesitadas a través de comedores sociales infantiles, con el apoyo de Alianza Solidaria.

Según informan desde la entidad, durante este periodo de tiempo se ha logrado proporcionar una ración diaria durante cinco días a la semana a un total de 202 niños y niñas. 133 de ellos (66.5%), han logrado terminar el año con un peso equilibrado y llegar a la curva de desarrollo necesario para su edad. Las iglesias que han facilitado las instalaciones han aprovechado esta oportunidad como una forma de compartir el evangelio con los niños y las familias. 

Sin embargo, desde que la epidemia ha llegado a suelo venezolano y se ha iniciado el confinamiento “no ha sido posible suministrar alimentos cocinados a los niños debido al distanciamiento social requerido”, explica Rosa Camargo, que asesora a los equipos responsables de los comedores, trabaja con los cuidadores y es la gerente de la organización Tearfund en América Latina.

En Venezuela, “la necesidad de buscar alimentos cada día hace que no se cumplan” las medidas de prevención

La expansión de la epidemia ha provocado que ahora solamente se puedan repartir canastas con alimentos precocinados./ AS

Pregunta: ¿En qué se traduce la afectación que la Covid-19 está teniendo sobre  los comedores sociales que Alianza Solidaria apoya en Venezuela y en la frontera con Colombia?

Respuesta: Los comedores apoyados por Alianza Solidaria brindan apoyo nutricional a más de 200 niñas y niños de las comunidades de Integración Comunal, La Rinconada, el Marite y Nelson Mora.

Estos niños se han mantenido saludables durante los últimos meses gracias al cuidado integral que reciben en el proyecto. Cada día los niños reciben una comida equilibrada y participan en actividades que permiten su desarrollo emocional y espiritual. Sus familias igualmente están siendo apoyadas con capacitación y orientación para disminuir la incidencia de la enfermedad diarreica aguda, la cual es recurrente debido a que en Maracaibo no hay agua tratada para los barrios. Gracias a este apoyo más del 60% de los niños se mantienen en la curva de crecimiento y desarrollo normal para su edad. 

Desde que se inició el confinamiento no ha sido posible suministrar alimentos cocinados a los niños debido a que el distanciamiento social requerido por el gobierno no permite reuniones, pero mayormente porque el cierre de la frontera con Colombia no permite el paso de alimentos hacia las iglesias. Tampoco es posible la movilidad entre los dos países. Sin embargo, a pesar de estas tremendas limitaciones, la iglesia está compartiendo con las familias comida deshidratada que alcanzó a llegar antes del cierre por Covid-19, y proveyendo cuidado emocional y espiritual. Algo muy interesante que ha pasado es la forma en la que los padres se han unido en grupos de oración y de apoyo utilizando redes como Whatsapp. 

 

P: En todas partes se ha hablado constantemente de extremar las medidas de precaución. ¿Cómo se aplican esas medidas de seguridad en los comedores? 

R: Estamos capacitando a los responsables de los comedores en las medidas de bioseguridad en preparación para la reapertura. Sin embargo, somos conscientes que se tendrá que brindar un apoyo más directo para asegurar que cuenten con los elementos requeridos para la protección y prevención como es el suministro de jabón, mascarillas y desinfectantes, ya que para ellos no es fácil adquirirlos en Venezuela. El tema del agua es especialmente crítico ya que en las comunidades donde funcionan los comedores no llega agua corriente permanentemente, algunas veces sólo llega una vez por semana. Gracias a Dios contamos con expertos que apoyan con capacitación en medidas de bioseguridad.

 

P: Está claro que no todos los colectivos de la población estaban preparados para afrontar esta crisis de igual manera. ¿De qué forma habéis podido comprobar esto desde Venezuela?

R: Ni el gobierno ni el sistema de salud en Venezuela tienen la capacidad de manejar la pandemia. De hecho, nadie sabe exactamente cuántos infectados hay ni cuántos muertos van. 

En los pocos hospitales que todavía funcionan no hay los elementos de bioseguridad necesarios o suficientes ventiladores para los enfermos. Una parte crítica es la falta de médicos y enfermeras, ya que muchos han migrado a otros países. 

Organizaciones de la sociedad civil y la iglesia han tomado el liderazgo para informar a la población ante la ausencia de una estrategia del gobierno. 

En Venezuela, “la necesidad de buscar alimentos cada día hace que no se cumplan” las medidas de prevención

P: ¿Qué está suponiendo para las familias?

R: Cada uno está enfrentado la situación como mejor puede ya que las ayudas del gobierno son esporádicas y no llegan a toda la población. Pero hay mucho temor e incertidumbre lo que es un ambiente propicio para la desinformación. 

La iglesia está jugando un rol importante en suministrar información que es realista y que ayuda a enfrentar la pandemia. Desde Barranquilla, se han mantenido reuniones semanales online con los líderes para coordinar acciones y para capacitarles no solo en asuntos de bioseguridad sino también en temas como consejería para familias, adultos y niños afectados por el confinamiento. 

 

P: En Europa se ha debatido mucho acerca de cómo los diferentes gobiernos han aplicado diferentes medidas para frenar la propagación de la epidemia. ¿Cuáles se han aplicado allí?

R: El gobierno ha decretado medidas como el distanciamiento social, el confinamiento en casa y el cierre de colegios y universidades. Sin embargo la necesidad de buscar los alimentos en el día a día hace que en las comunidades del interior estas medidas no se cumplan. Sólo por poner un ejemplo, en Venezuela en este momento no hay electricidad durante la mayor parte del tiempo lo que no permite el almacenaje de alimentos perecederos. 

En Venezuela, “la necesidad de buscar alimentos cada día hace que no se cumplan” las medidas de prevención

Además de la canasta de alimentos, los responsables de los comedores informan de que ha habido un mayor acercamiento espiritual a las familias de los niños./ Alianza Solidaria

P: Y las iglesias, ¿cómo están respondiendo a esta crisis? ¿Siguen manteniendo los programas de acción social? 

R: Sí, la iglesia ha jugado un rol importante en la diseminación de información clara y precisa a la población y brindando apoyo emocional y espiritual. Rápidamente ha hecho una transición a reuniones virtuales si bien las limitaciones tecnológicas son grandes. Y, sobre todo, se continua, con el reparto de canastas de comida a los más necesitados.  

 

P: ¿Cómo será el día de mañana, la llamada ‘nueva normalidad’, para el funcionamiento de los comedores?

R: Estamos manejando varios escenarios. Por un lado, continuar con los comedores pero distribuyendo la comida preparada casa por casa. Por el otro, continuar con los comedores estableciendo turnos que permitan cumplir con las normas de distanciamiento social. También se ha pensado en cambiar los comedores y distribuir canastas de alimentos no cocinados a las familias.

Pero desafortunadamente para los venezolanos el impacto de la Covid-19 será catastrófico. No obstante, damos gracias a Dios porque Él sigue actuando en Venezuela a través de su iglesia. 

Publicado en: PROTESTANTE DIGITALInternacional
– En Venezuela, “la necesidad de buscar alimentos cada día hace que no se cumplan” las medidas de prevención



Source link