El número de estudiantes británicos que cursan religión sigue cayendo en picado


Un informe del profesor titular de la Universidad Hope de Liverpool, David Lundie, y del investigador del Instituto de Educación UCL, Mi Young Ahn, revela una drástica caída en los estudiantes de la asignatura de religión en Inglaterra y Gales. En concreto, el número de alumnos ingleses y galeses cursando el Certificado General de Educación Secundaria en Estudios Religiosos (GCSE, por sus siglas en inglés), ha disminuido por segundo año consecutivo, perdiendo un 10,4% respecto a 2017 y ubicando el registro actual en 241.749 jóvenes. 

La pérdida se hace más evidente en Inglaterra que en Gales, donde el total de estudiantes del GCSE ha pasado de 253.712 en 2017 a 229.189 en 2018. Mientras, el descenso registrado en Gales equivale al 4,2%, dejando solo 12.560 alumnos que optan por estudiar religión del total de los matriculados. Una caída que, sin embargo, llega después de años de crecimiento. 

 

701 ESCUELAS HAN DEJADO DE OFRECER 

Aunque todas las escuelas, incluyendo las academias, tienen el requisito legal de ofrecer educación religiosa en todos los cursos, las cifras actuales sugieren que esto no es suficiente para garantizar que todos los alumnos ingleses puedan escoger estudiar religión a partir de la cuarta etapa formativa, es decir, chicos y chicas de entre 14 y 16 años. 

Los datos también muestran que hasta 701 centros han dejado de ofrecer estudios del GCSE en sus currículos académicos, con una distinción notable entre colegios seculares y religiosos. 

 

DIFERENCIAS SOCIALES

“El carácter religioso se está volviendo cada vez más significativo, con el 95% de los estudiantes en escuelas católicas cursando el GCSE, comparado con el 68% de los centros de la Iglesia de Inglaterra o el 30% de los no religiosos”, dicen los autores de la investigación, que también identifican una diferencia social entre los colegios que ofrecen estudios religiosos en sus currículos y los que no. 

“En desventaja social, los alumnos que asisten a centros con mayores niveles de derecho a comidas gratuitas (una medida relativa a los estudiantes en situación de vulnerabilidad), tienen menos oportunidades para cursar el GCSE. Esto puede sugerir la existencia de barreras socioeconómicas para acceder a los estudios de religión”, dice el documento. 

Sin embargo, “no toda esta variación puede explicarse por la demografía en las escuelas de carácter religioso”. “ Incluso entre los centros seculares, hay evidencias que indican que aquellos que ofrecen el GCSE en su currículo lectivo, tienen un promedio de menos estudiantes en situación de vulnerabilidad que los que no ofrecen estudios en religión”, añaden los investigadores.

 

“ESTOS DATOS SON REALMENTE PREOCUPANTES”

Según el director ejecutivo del Consejo de Educación Religiosa de Inglaterra y Gales (REC, por sus siglas en inglés), Rudolf Eliott Lockhart, “estos datos son realmente preocupantes”. “Ahora hay casi 200.000 alumnos menos estudiando religión que en 2011. Esto es particularmente preocupante dado lo popular que es la asignatura entre los estudiantes y lo relevante que es en el mundo actualmente”, remarca Lockhart. 

“Es hora de que el gobierno se comprometa plenamente con las recomendaciones y tome medidas para apoyar una educación religiosa de alta calidad para todos los estudiantes en todos los centros”, añade. 

 

“LOS SISTEMAS DEL GOBIERNO FUNCIONAN A MENUDO CONTRA LOS INTERESES DE LOS ESTUDIANTES”

La directora ejecutiva de la Asociación Nacional de los Profesores de Religión, Fiona Moss, ha apuntado que “este estudio destaca el sistema actual para responsabilizar a las escuelas, especialmente en el bachillerato inglés”. “Ahora se deben hacer muchas preguntas, no solo por la caída de los números, sino sobre si estos datos apoyan, o no, la visión de que los sistemas del gobierno funcionan a menudo contra los intereses de los mismos estudiantes que dicen estar apoyando”, reitera Moss.

 



Source link

¿Se contradicen los cristianos en Estados Unidos sobre su visión del discipulado?


El discipulado en las iglesias protestantes de Estados Unidos mantiene un nivel elevado de efectividad. O no. A la hora de valorar el papel de la comunión con otros cristianos en el desarrollo espiritual propio, muchos evangélicos estadounidenses plantean una dicotomía que genera confusión. 

En concreto, según publica LifeWay Research, mientras que el 75% de los miembros y asistentes de iglesias en el país norteamericano, aseguran “necesitar a otros creyentes” para que les ayuden “en su caminar con Dios”, el 65% también afirma poder “caminar con Dios sin otros creyentes”. “Estas dos declaraciones son contradictorias, y las iglesias necesitan ayudar a quienes se sientan en los bancos a reconocer el conflicto”, dice el director del Centro para la Revitalización de la Iglesia del Seminario Teológico Bautista Southwestern, Kenneth Priest

“Creo que principalmente se trata de un problema de discipulado”, remarca Priest, que también considera que “la falta de pastores y líderes espirituales equipados para predicar y enseñar de forma efectiva una aplicación de la palabra de Dios”, ha conducido a una “apatía espiritual”. 

 

EVANGÉLICOS, JÓVENES, AFROAMERICANOS, MUJERES Y SUREÑOS, LOS QUE MÁS ABOGAN POR EL DISCIPULADO

De las diferentes confesiones, la evangélica protestante es la que registra un mayor número de personas que reconocen la necesidad del discipulado, con un 42%, en comparación con el 28% recogido en otras denominaciones históricas. Las iglesias del sur, también, son las que reflejan un mayor compromiso con el acompañamiento entre creyentes, con un 41%, mientras que en el noreste  solamente 3 de cada diez miembros de iglesia reconocen esta necesidad. 

Dejando de lado el perfil geográfico y denominacional, el cristiano estadounidense más partidario de incorporar el discipulado a la rutina de la iglesia suele ser mujer (un 38% en comparación con los hombres, un 33%), joven, de entre 18 y 34 años (41%, muy lejos de los mayores de 65 años, con un 34%) y de origen afroamericano (1 de cada 2). 

Según Priest, los cristianos que “creen poder caminar con Dios sin otros están perdiendo algo esencial de su crecimiento como discípulos de Cristo”. “El cristianismo solitario es un deseo interior de buscar espiritualidad sin la conciencia bíblica de comunidad, que es lo que completará lo que se está buscando”, dice Priest. 

 

EL DISCIPULADO, UNA CONTRACULTURA

“A los estadounidenses no le gusta admitir que no pueden hacer cosas por sí mismos”, dice el director de LifeWay Research, Scott McConnell. “Esto también es cierto entre los cristianos. El caminar de uno junto a Dios debería implicar la dependencia de Dios y la dependencia mutua entre creyentes”, remarca. 

“Es fácil para muchos asistentes de iglesia ver el valor que otros creyentes pueden añadir. Pero menos de la mitad reconocen su dependencia de otros creyentes. La metáfora bíblica del cuerpo ilustra que los creyentes deberían valorarse mutuamente y depender los unos de los otros”, remarca McConnell. 

 



Source link

Los líderes religiosos piden a los candidatos más propuestas y menos agresividad


La campaña electoral ya comienza a infligir su peso en la política en Argentina. Ante los fuertes cruces entre las principales fuerzas políticas que se presentan a las votaciones de octubre, la Iglesia católica, las principales organizaciones evangélicas, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) y una entidad musulmana han pedido a los candidatos que “presenten con claridad y realismo sus ideas y proyectos, sin caer en agresividades innecesarias que terminan desacreditando las propuestas”.

En un comunicado conjunto que no tiene precedentes en el país, prácticamente todos los principales líderes religiosos argentinos afirman que la política “debiera revestir un carácter altruista y no reducirse a desprestigiar a los adversarios, ni a un juego superficial de intercambios vanos”.

Tras advertir que “la transparencia y la honestidad personal, junto a la transparencia en el rol institucional de cada uno de los poderes tiene una relación indisoluble con el bienestar y la confianza de los ciudadanos”, señalan que “el poder judicial en particular no debe dejar duda alguna de su plena independencia y desvinculación del ámbito político”.

También subrayan que “si queremos empezar un verdadero camino de recuperación, hay que salir de una vez por todas de la era del diagnóstico” y señalan que los grandes problemas del país como la pobreza estructural, el narcotráfico y la inflación “se resuelven con políticas de estado más allá de la alternancia, entendiendo que los logros de cada período deben tener continuidad”. “La nación ya ha sido fundada, no se refunda ni cada cuatro, ni cada ocho años”, remarcan.

El manifiesto está firmado por los presidentes del Episcopado (CEA), monseñor Oscar Ojea: de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA), pastor Rubén Proietti; de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE), pastor Néstor Miguez; de la DAIA, Jorge Knoblovits, del Instituto Islam para la Paz, Sumer Noufouri, y del Instituto de Diálogo Interreligioso, padre Guillermo Marcó, rabino Daniel Goldman, y profesor Omar Abboud.

 



Source link

“Que partidarios de China y demócratas nos sentemos en comunión, es una declaración al mundo”


36 personas detenidas y 15 oficiales de policía heridos. Es el balance de la último jornada de manifestaciones en Hong Kong, que ha tenido lugar este domingo 25 de agosto, y según la agencia oficial de noticias del gobierno chino, Xinhua. Las redes sociales se han llenado de vídeos mostrando imágenes de los enfrentamientos entre protestatarios y agentes. 

Por ejemplo, el de una policía que, con su arma en la mano, pateó a un hombre que se encontraba de rodillas mientras apuntaba al resto de los manifestantes “y disparaba al cielo”, según Xinhua. Acción que las fuerzas de seguridad de Hong Kong han catalogado de “heroica” y que han justificado como “reacción natural”, tal como publica el medio local Hong Kong Free Press. “Las cosas se han intensificado. Lo que comenzó como protestas pacíficas se ha convertido en más y más violencia”, explica a Protestante Digital el pastor de la iglesia anglicana de Shatin, Heewoo Han. “Hay puntos de inflexión en el movimiento, incluyendo lo que es ampliamente percibido, y correcto en mi opinión, como la colusión de la policía con los gángsters de Yuen Long [uno de los distritos en los que se divide la ciudad de Hong Kong]. La gente ha estado pidiendo justicia y una investigación justa, pero el gobierno no ha respondido”, remarca. 

 

Captura de pantalla del momento en el que algunos agentes de policía sacan su arma y apuntan a los manifestantes. / Twitter @HongKongFP

Desde Pekín, el discurso oficial responsabiliza únicamente a los manifestantes de las cargas, asegurando que “la policía de Hong Kong publicó una declaración de no objeción para la manifestación de Tsuen Wan [de este domingo], pero algunos extremistas violentos se desviaron de la ruta original y afearon la protesta”. Una protesta en la que la policía ha recurrido por primera vez a los cañones de agua durante la presente ola de manifestaciones. “Vemos medidas cada vez más agresivas por parte de Pekín para controlar Hong Kong”, afirma Han. 

 

SIN PERSPECTIVAS DE SOLUCIÓN

El anuncio de la jefa del gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, Carrie Lam, de crear una “plataforma para el diálogo” con “gente de todos los ámbitos sociales” no ha generado credibilidad. Lam hizo pública esta promesa, con carácter “inmediato”, justo después de la manifestación más multitudinaria registrada hasta ahora, el domingo pasado, y que reunió a más de 1,5 millones de personas. Una semana después, este domingo los manifestantes han vuelto a la calle. 

“Los manifestantes tienen cinco peticiones que son muy populares”, dice Han, refiriéndose a la retirada total del proyecto de ley de extradición que detonó las protestas, la retirada del apelativo oficial de “disturbios” en relación a las protestas del 12 de junio, la liberación incondicional de todos los detenidos, la formación de una comisión independiente para investigar las acciones de la policía y el sufragio universal. Demandas a las que algunos añaden la dimisión de Lam. “En mi opinión, el gobierno no ha cumplido ninguna de las cinco condiciones y no ha hecho un esfuerzo suficiente para calmar la ira y los temores”, señala Han. 

 

Fotógrafos y miembros de la prensa al paso de uno de los vehículos con cañón de agua incorporado. / Twitter @HongKongFP

Unas reclamaciones que muestran un problema de fondo que no está limitado al movimiento de protestas actual ni al proyecto de ley de extradición exclusivamente. “Por supuesto que hay un esfuerzo a largo plazo para cambiar la opinión pública en Hong Kong , instalando a rectores de universidades favorables a Pekín o aplicando el apalancamiento financiero a compañías que negocian en China. Muchos magnates y compañías se han vuelto favorables a Pekín recientemente, porque no quieren perder sus clientes ni beneficios en China”, añade el pastor. 

 

¿UN NUEVO TIANANMEN?

Muchos medios generalistas han jugado ya la carta de la jugosa relación entre las actuales protestas en Hong Kong y las de la Plaza de Tiananmen (junio de 1989). Una idea que también ha comenzado a ser utilizada por algunos políticos, como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha condicionado un posible acuerdo en su particular conflicto comercial con China a que el presidente chino Xi Jinping medie en Hong Kong. “Sería muy difícil alcanzar un acuerdo si ellos usan la violencia. Si es otra Plaza de Tiananmen, será muy difícil llegar a un acuerdo”, ha reiterado Trump. 

Desde Hong Kong, Heewoo Han advierte contra esta relación de eventos. “No creo que las protestas acaben como Tiananmen”, defiende el pastor. “Hong Kong es demasiado internacional e importante, incluso para Pekín, como para acabar así”, matiza. 

 

Miembros de la brigada antidisturbios ocupando una calle de Hong Kong. / Twitter @HongKongFP

LOS CRISTIANOS, UNIDOS EN LA DIVERSIDAD

A principios de agosto, el Consejo Cristiano de Hong Kong, entidad de carácter ecuménico y que reúne a líderes católicos y de diferentes denominaciones protestantes, publicaba un comunicado en redes sociales asegurando que “la fe cristiana nos enseña que debemos tener compasión en cualquier acción”. “Si los cristianos consideran responder a los ataques contra la enmienda, el principio básico es que no deben afectar a los usuarios de servicios, como rescate de emergencias, ancianos, niños o mujeres embarazadas”, añadía la entidad en relación a una jornada de huelga que se convocó entonces en la ciudad, además de considerar que “el gobierno no ha respondido a las apelaciones de los manifestantes” y de prever que “la violencia está aumentando” y que “la sociedad está en peligro de crisis profunda”. 

“La iglesia necesita realizar un mejor trabajo denunciando la injusticia y la violencia cuando la vea”, asegura Han. Para el pastor anglicano, “la iglesia en Hong Kong está dividida por esta cuestión política”. “Sin embargo, cada semana nos reunimos juntos en busca de comunión y de paz. El hecho de que partidarios de China y demócratas nos sentemos, los unos al lado de los otros, en comunión, es una declaración política al mundo de que nuestra unidad en Cristo es más importante que nuestras opiniones políticas”, remarca. 

Han asegura que habla desde la experiencia de su iglesia, Shatin, y que están preparando  “un foro para comprender mejor cada lado” del conflicto. “Quiero intentarlo, a pesar del potencial que tiene de ser incendiario, porque si la gente no puede tener esta conversación en la iglesia, ¿dónde la tendrá?”, se pregunta. 

 



Source link

Más de 400 lugares de culto han sido atacados en Irlanda del Norte durante los los últimos tres años


Según la organización británica CARE (Christian Action Research and Education), 445 iglesias y lugares de culto en Irlanda del Norte han sido atacados en los últimos tres años. Los actos contra edificios religiosos y cementerios se producen de media cada dos días. Los datos, recogidos por la entidad a través de solicitudes de información libres en la policía, también reflejan que los ataques afectan a los once distritos en los que se divide el país. 

Los objetivos de dichas acciones se corresponden con todo tipo de lugar religioso. En la lista se encuentran, por ejemplo, la Iglesia Presbiteriana de Saintfield Road, en Belfast, que recibió ataques incendiarios en dos ocasiones durante julio de 2016, o la Iglesia del Sagrado Corazón de Ballyclare,  que fue atacada con pintura en esta Semana Santa. 

El clérigo de sesión de Saintfield Road, Alistair McCracken, ha recordado que “después de dos ataques incendiarios en la iglesia, en julio de 2016, la respuesta inicial fue ira y frustración, a las que rápidamente siguieron el preguntarse ‘por qué’ y una especie de periodo de duelo, mientras se lidiaba con los aspectos prácticos de cómo restaurar los edificios”. “Como congregación, daríamos la bienvenida a cualquier iniciativa del gobierno para proteger las iglesias de más ataques”, ha añadido. 

La sinagoga y el centro islámico en Belfast también han sido atacados en los últimos diez años. 

 

UN FONDO DE PROTECCIÓN PARA LOS LUGARES DE CULTO

CARE ha escrito una carta a lo líderes de los diferentes partidos políticos reclamando un “manifiesto de compromiso para establecer un fondo en Irlanda del Norte similar al fondo de protección y seguridad para los lugares de culto (POW) que funciona en Inglaterra y Gales”. 

En funcionamiento desde 2016, este fondo provee recursos financieros a las organizaciones religiosas, ayudándolas a adquirir equipos de seguridad, como cámaras de vigilancia, vallas e iluminación. 

 

“SE NECESITAN ACCIONES”

Mark Baillie, miembro de CARE en Irlanda del Norte, ha asegurado que “se necesitan acciones porque en una sociedad libre y democrática nadie debería tener miedo de reunirse con aquellos que comparten su fe en un lugar de culto”. “Estos ataques dejan a los grupos religiosos con las propiedades dañadas, seguros de grandes costes y miedo a más actos de este tipo”, ha remarcado Baillie. 

 



Source link