La Alianza Evangélica de Brasil pide al gobierno “leyes más rígidas” contra la deforestación


En lo que va de año, y según la página web de estadística Queimadas, del Instituto Nacional de Investigaciones Especiales de Brasil, se han contabilizado 144.300 incendios detectados por satélite en suelo brasileño. Una cifra que, indica la entidad, supone un aumento del 50% respecto a 2018, cuando se produjeron 94.504.

Mientras que el gobierno del Estado de Amazonas, la región más castigada por el fuego, en manos del Partido Social Cristiano (PSC), aseguraba que la tendencia de incendios entre enero y junio ha disminuido con solo 1.699 focos de calor, en comparación con los 2.221 y los 1.784 de 2016 y 2017, según datos propios, la observación exterior indica que 2019 ha sido un año de crecimiento de la deforestación en el país. 

En concreto, Global Forest Watch Fires y la NASA apuntan a un incremento del 39% en las alertas por incendios registradas en los primeros ocho meses de 2019, en comparación con el mismo periodo de tiempo del año anterior. Lo que se traduce en una cifra total de 269.868 alertas a lo largo de 2019, mientras que el total de 2018 fue de 220.111. 

 

INCENDIOS POLITIZADOS

“El Amazonas no está siendo devastado por el fuego, como dicen los medios de comunicación mentirosos”, señalaba el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en la asamblea general de la ONU celebrada este mes en Nueva York. El jefe del ejecutivo brasileño ha mantenido un conflicto diplomático en las últimas semanas especialmente con el presidente francés, Emanuel Macron, que aseguró en redes sociales que “el bosque del Amazonas, el pulmón que produce el 20% del oxígeno de nuestro planeta, está en llamas”. “Es una crisis internacional”, subrayó el líder del Elíseo durante la cumbre del G7 celebrada en agosto en Biarritz, y que aprobó destinar un fondo de 22 millones de dólares de ayuda al Amazonas. 

Las palabras de Macron indignaron a Bolsonaro, que exigió una disculpa previa para aceptar la ayuda y calificó la actitud del presidente de Francia de “neocolonial”. Desde entonces, sus referencias mutuas suelen ir cargadas de una agresividad poco habitual en las relaciones entre ambos países. 

“Infelizmente, en Brasil vivimos un periodo de polarización política. El gobierno actual asumió el compromiso de atacar a la corrupción en todas las áreas del Estado y, en el ámbito de la región amazónica, hay muchos intereses económicos implicados, ya que hay riquezas innumerables en el suelo y el subsuelo, y el gobierno está revelando estos intereses, lo cual ha molestado a personas, políticos, ONG’s y empresas nacionales e internacionales”, explica el director ejecutivo de la Alianza Cristiana Evangélica de Brasil, Beto Barros, a Protestante Digital.

 

Imagen comparativa entre enero y junio de 2019 de la meseta brasileña de Roraima, después de los incendios en la zona. / Global Forest Watch Fires

FUEGO CADA AÑO

Desde la Alianza señalan que “los incendios suceden todos los años desde hace tiempo y en todo el continente latinoamericano”. Por ejemplo, en Brasil registró en 2017 141.835 fuegos. O 125.310 en 2016. O 124.289 en 2015. “Debido a la repercusión internacional y nacional, la impresión es que era la primera vez que pasaba”, manifiesta Barros. “Cualquier incendio de grandes proporciones provoca muchos daños en la naturaleza, las reservas naturales y el patrimonio público y privado, y eso nos entristece”, añade. 

Barros también explica que “los focos han ido disminuyendo de manera natural, por la lluvia”, pero que en otros lugares ha habido “envío de tropas para combatir los incendios”. Sin embargo, matiza que hay que recordar que “la selva amazónica es tan densa y húmeda que no se incendia”. “Quema donde ha habido deforestación criminal o no, ya que hay deforestación legalmente autorizada”, dice. 

 

EL PROBLEMA DE LA EXPLOTACIÓN FORESTAL DESCONTROLADA

La Alianza publicó en agosto un manifiesto reiterando la necesidad del cuidado del medio ambiente y la importancia de “la preservación de la Amazonia para el equilibrio del clima mundial”. Además, desde la entidad reclaman una revisión del marco jurídico que resulte en “leyes más rígidas” sobre la explotación forestal del país. “La legislación es muy blanda por causa de los intereses. Los órganos fiscalizadores ya han aplicado miles de millones de reales en multas, pero las personas, las empresas nacionales y extranjeras recurren a los tribunales y las sanciones acaban sin pagarse o siendo reducidas a valores ínfimos. He volado muchas veces sobre la floresta amazónica y es como volar sobre el mar, pero son horas de vuelo sobre un mar verde de árboles. Se vuelve difícil la fiscalización porque tenemos miles de kilómetros de fronteras que facilitan la tala de árboles, la extracción de oro y piedras preciosas”, apunta Barros. 

Según Global Forest Watch, el 88% de las alertas por incendios registradas corresponden áreas no protegidas y el 28% se localizan en áreas de explotación minera. 

 



Source link

“Es la mejor oportunidad para traer el mensaje de esperanza en Cristo a Hong Kong”


Muchas flores y banderas rojas llenan este martes el espacio de la Plaza Tiananmen, donde miles de estudiantes fueron masacrados por el gobierno de Pekín treinta años atrás, durante  el episodio de protestas que se recuerda con el mismo nombre del lugar. Ahora, China está de fiesta y este martes se conmemora el 70 aniversario de la fundación de la República Popular. Exhibición de músculo militar, de una de las concentraciones territoriales más grandes del planeta y de apariencia de una unidad capaz de trascender a lo étnico y lo regional, concentrándose en la figura del presidente Xi Jinping. 

Sin embargo, es inevitable que la mirada se desvíe hacia Hong Kong. Incluso, por parte de la Administración. “El 70 aniversario de la fundación de la República Popular de China debería ser un gran día de celebración para cada chino”, ha afirmado el presidente de la Federación de Sindicatos del Comercio de Hong Kong, Wong Kwok, en referencia a los disturbios de este domingo en la ciudad entre policía y manifestantes. 

Cada vez más lejos queda la propuesta de diálogo de la jefa del gobierno regional, Carrie Lam, para un movimiento de protesta que sigue ciñéndose a cinco peticiones; una comisión de investigación sobre la brutalidad policial, la eliminación del calificativo ‘alborotadores’ en relación a los manifestantes de la marcha pacífica del 12 de junio, amnistía para todos los detenidos, un sufragio universal dual, tanto para el Consejo Legislativo como para el Jefe Ejecutivo de la región, y la retirada total del proyecto de ley de extradición que desencadenó las manifestaciones. “Lo supervisaremos de cerca, ya que Lam tiene un historial de mentiras en su carrera a pesar de decir que es católica”, señala April Kwok, una joven cristiana protestante de Hong Kong que ha participado en el movimiento de protestas. 

Unos objetivos que siguen lejos mientras, semana tras semana, miles de personas ocupan las calles con una tensión y una violencia que siguen creciendo. Sobre la situación, dice Barry Cheung, responsable de la Comunidad de Estudiantes Evangélicos de Hong Kong (FES, por sus siglas en inglés), que es “muy inestable y las protestas no se concentran en lugares específicos, sino cerca de las estaciones de metro y de las comisarías de policía”. 

 

CAÑONES DE AGUA Y CÓCTELES MOLOTOV

En Xinhua, la agencia oficial de noticias del gobierno de Pekín, se hacían eco este lunes de las quejas de los comerciantes, que tildan de “sabotaje mafioso” las últimas manifestaciones. Cócteles molotov, artefactos explosivos caseros, interrupción del tráfico, daños en el mobiliario urbano y, sobre todo, el ataque a la simbología nacional. “Varias veces se ha profanado la bandera nacional en los disturbios recientes. El gobierno de Hong Kong ha condenado enérgicamente estos actos y ha dicho que los delincuentes podrían enfrentar penas de hasta tres años de prisión”, puede leerse en una nota de prensa publicada este domingo.

 

Una de las imágenes de las barricadas de este fin de semana difundidas por el gobierno chino. / Xinhua

Pekín solamente resalta la violencia de las manifestaciones. Mientras, los protestatarios no dejan de hacer referencia a los excesos policiales. “No te diré que es correcto que los manifestantes ignoren la ley porque tienen una causa noble. Eso no es el Estado de derecho. De manera similar, si me dices que está bien que la policía se salte la ley porque están intentando mantener el orden o solo hacen su trabajo, tampoco estaré de acuerdo. Cuando el gobierno no trata a todos por igual en una sociedad, sino que persigue de forma arbitraria a algunas personas, eso no es el Estado de derecho, sino el Estado de los hombres disfrazado de Estado de derecho”, reza un mensaje anónimo que circula estos días por las pantallas de los teléfonos en Hong Kong.

Los cañones de agua de la policía han vuelto a salir a las calles este domingo, y junto a ellos los botes de gases lacrimógenos y los espráis de pimienta. “La brutalidad de la policía se ha vuelto más grave, por lo que la gente de Hong Kong desea establecer un comité de investigación independiente para examinar todos los hechos”, dice Cheung. “El gobierno no ha respondido a las solicitudes de la gente y ha permitido que la fuerza policial tenga un poder ilimitado para reprimir las protestas. Como todavía tenemos acceso a las redes sociales para difundir las noticias, la gente en general está más enfadada y algunos están reaccionando de manera violenta”, añade el representante de los estudiantes evangélicos en Hong Kong. 

También April Kwok considera que “la policía usa una violencia excesiva y arresta a personas por razones ridículas, como tener dos tarjetas de transporte público”. “El gobierno está fallando en su respuesta y también en el uso de la fuerza policial para resolver cuestiones políticas”, dice la joven, que además habla de detenciones de menores de 12 y 13 años. 

 

CÓMO UN MOVIMIENTO PACÍFICO SE CONVIERTE EN DISTURBIOS CADA FIN DE SEMANA

Parecen lejanas las marchas tranquilas que abarrotaban el centro de Hong Kong a principios de verano, y que han llegado a reunir a más de un millón de personas. Las barricadas, alimentadas por la respuesta policial, han eclipsado, una vez más, el planteamiento inicial de las protestas, a las que se han ido añadiendo reclamaciones y condiciones. “El gobierno ha fallado a la hora de comprender el núcleo de la cuestión y de responder. Siguen diciendo que todo esto es por el precio de la viviendo o por dinero. Sin embargo, algunos jóvenes profesionales como yo ni siquiera tienen que preocuparse por los problemas de la vivienda”, señala Kwok. Dice que, desde que han comenzado la protestas, no hay tanto turista por Hong Kong, especialmente provenientes del resto de China. “Podemos disfrutar de nuestra ciudad”, subraya. 

La joven también recuerda uno de los lemas que se repiten en las manifestaciones. “Nos han enseñado que las protestas pacíficas son inútiles”. “El gobierno no ha escuchado a 2 millones de personas protestando. Si el proyecto de ley se hubiese retirado en junio, la situación no se hubiese convertido en lo que es hoy. Pero la razón por la que el gobierno no ha tenido que escuchar a la gente es que no tenemos voto como nos prometieron en la legislación básica”, remarca la joven. 

 

Un joven protestatario carga dos conos mientras se dirige a una zona de las zonas de la concentración. / @HongKongFP

Para Cheung, una manera de rebajar tensiones sería “establecer un comité independiente de investigación”, en cuanto a las acciones policiales, y “la renuncia y la disculpa de algunos oficiales”. Kwok, en cambio, considera que “la situación no se calmará a no ser que haya un cambio de sistema”. “Como cristiana, conozco muy bien que la naturaleza humana es mala. Por eso necesitamos un sistema para asegurarnos de que el gobierno hace su trabajo hasta que el reino de Dios esté aquí y reine su soberanía”, apunta. 

 

“LA MEJOR OPORTUNIDAD PARA TRAER EL MENSAJE DE ESPERANZA EN CRISTO”

Encuentros de oración o iglesias abriendo sus puertas para el descanso de los protestatarios. Son algunos de los ejemplos que cita Kwok cuando se le pregunta sobre cómo están reaccionando los cristianos en la ciudad ante la situación. “Algunos condenan a los manifestantes. Los líderes de las iglesias, especialmente en las congregaciones chinas, son partidarios del gobierno de Pekín, de que la obediencia es más importante que cualquier otra cosa. Ellos considerarían la desobediencia civil contra la enseñanza bíblica, aunque hay una gran cantidad de cristianos que apoyan las manifestaciones por justicia y por miedo a perder su libertad religiosa, como en los campos de concentración chinos de Xinjiang”, reitera. 

De confesión anglicana, Kwok enfatiza que “si ni siquiera trabajamos en la sociedad en la que vivimos, estamos fallando al llamado de Dios”. “La forma más poderosa de proclamar el evangelio es a través de nuestras acciones, como lo que hicieron algunos cristianos para proteger a los manifestantes cuando cantaron Canta Aleluya al Señor. Ese episodio se ha convertido en un testimonio muy poderoso para la sociedad y muchos internautas afirman que realmente han visto el testimonio de los cristianos en esta protesta”, señala. “La forma de desarrollar el ministerio se ha mantenido igual en Hong Kong durante las dos últimas décadas, y no responde a los asuntos ni a las generaciones actuales. Existe la creencia de que las iglesias deberían permanecer calladas en lo político, pero hay iglesias pequeñas que fueron fundadas porque hay un grupo de cristianos que piensa que la iglesia no pertenece al mundo pero esta en el mundo. Esas iglesias señalarán las injusticias. Algunos hablan de amor y paz, pero la definición siempre ha sido que paz hace referencia a armonía, lo que básicamente significa que no se genera el desacuerdo. Esto ha causado muchas frustraciones entre la gente joven”, señala Kwok. 

Tal y como explica Cheung, “muchos cristianos permanecen junto a la gente en la lucha por conseguir sus demandas, pero algunos no aceptan el grado actual de violencia y temen la situación de caos”. En la misma línea, Kwok también afirma que “claro que hay diferentes puntos de vista entre las comunidades cristianas”, pero para algunos de sus miembros, como ella misma, el cuestionamiento de la idea ‘un país, dos sistemas’, referente a la relación deseada por Pekín entre China y Hong Kong, está creando ocasiones para trascender lo político y actual. “Algunos de mis amigos y yo vemos la situación como una oportunidad para compartir del evangelio cuando la gente está desesperada. Cuando un amigo mío estuvo en una protesta, pudo utilizar la política como elemento introductorio en la conversación, la cual señala al miedo de la gente y cómo se identifican ellos mismos como faltos de libertad. Si esa es su identidad fundamental, significa que se pueden sentir fácilmente desesperados. Es la mejor oportunidad para traer el mensaje de esperanza en Cristo, y que Dios tiene el control de todo. Realmente estamos viviendo la mayor crisis en Hong Kong desde la Segunda Guerra Mundial y esto no es a causa de Carrie Lam, sino de factores externos que no están en manos de los habitantes de Hong Kong”, asegura la joven anglicana. Precisamente, Cheung subraya que el rol que deben tener los cristianos en el conflicto es el de “pacificadores y el de llevar esperanza a quienes están deprimidos y afligidos”. 

Desde Hong Kong, Kwok pide oración al resto de cristianos en el mundo por “los líderes en la ciudad y en China, para que tengan el coraje de admitir sus errores y la sabiduría para implementar cambios en el sistema”, y también “por la iglesia, para que permanezca unida”. “Debemos tener una mente clara, en lugar de abrumarnos por el odio y nuestras emociones, y luchar al mismo tiempo por la justicia”, remarca. 

 



Source link

Ciccone: “En Italia tenemos la situación inversa a la de Argentina”


La reciente concesión de un espacio en la Televisión Pública de Argentina a la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas (ACIERA) está teniendo repercusión en Italia. Ante el inicio de la emisión del programa “Buenas Noticias” el primer sábado de septiembre, el Noticiero Evangélico NEV, órgano de la Federación de Iglesias Evangélicas en Italia (FCEI), ha publicado un artículo en el cual reproduce parte del comunicado de prensa de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE), presidida por Néstor Miguez, reclamando al gobierno argentino que los espacios en los medios sean otorgados a la pluralidad de iglesias y confesiones religiosas. 

“Desde hace tiempo las iglesias evangélicas (plural) venimos pidiendo que los medios públicos den un espacio como el que tienen otras confesiones y comunidades religiosas – expresa el documento de la FAIE- contemplando y considerando la pluralidad de iglesias, asociaciones y movimientos que forman parte de la tradición evangélica. La actual decisión de la Televisión Pública de otorgar este espacio a una sola de las agrupaciones religiosas evangélicas no cumple con este pedido”.

 

ALIANZA EVANGELICA ITALIANA

La reacción de la Alianza Evangélica Italiana (AEI) no se hizo esperar. Su presidente, Giacomo Ciccone, ha respondido como referente italiano de la red evangélica de la cual también es parte ACIERA (es decir, la Alianza Evangélica Mundial), apoyando plenamente el principio de pluralismo religioso, y también destacando que “la situación italiana es diametralmente opuesta a la argentina”. 

Ciccone afirma que en Italia la FCEI -órgano de las iglesias protestantes históricas- tiene un acuerdo con la RAI para la gestión de programas religiosos en televisión, mientras que no se otorgan espacios a las iglesias evangélicas y pentecostales (ADI, Iglesia Apostólica en Italia, Iglesia Elim, Asamblea de Hermanos, UCBC, Congregaciones Pentecostales, etc.) ni a entidades que son una expresión de evangelismo conservador (Alianza Evangélica en Italia, Federación de Iglesias Pentecostales en Italia)”.

El presidente de la AEI afirma que la falta de pluralismo religioso en Italia “es incluso más notoria respecto al caso argentino”, ya que el evangelismo conservador, mantenido al margen de los espacios de información pública, constituye el 90 % del protestantismo en el país.  Señala también que “en los albores de la República Italiana, los primeros cultos evangélicos, realizados gracias a las gestiones del capellán estadounidense G. Lair de la Foreing Mission Board, eran expresiones de una pluralidad evangélica”. 

En el comunicado hecho público, Ciccione invita a la FCEI y a la agencia de noticias NEV a hacer todo lo que esté a su alcance para restablecer en Italia un mayor pluralismo religioso en los espacios de comunicación pública. “Estamos seguros de que viviendo los principios del pluralismo que elogiamos, actuando de manera concreta y coherente con ellos, realmente podemos hacer una diferencia en nuestro querido país”.

 

MAR DE FONDO

Según el pastor Néstor Miguez, la decisión del gobierno argentino de otorgar un espacio en la televisión pública a ACIERA, es “una decisión política parcial” que nace de “una afinidad política e ideológica y del hecho de que algunos pastores pertenecientes a ACIERA son candidatos de la coalición en el gobierno, o afines a su posición”.

El comunicado de prensa firmado por Miguez recuerda que la FAIE reclama al gobierno “un espacio en los medios de comunicación que sea abierto a la totalidad y pluralidad del movimiento evangélico, sin negar que ACIERA pueda tener su lugar de expresión, pero reconociendo también a iglesias que no forman parte de esta organización, que son muchas y tienen un arraigo histórico importante en cuanto a tradición y presencia en el país”.

Durante los gobiernos de Nestor Kirchner y Cristina Fernández fue aprobada una ley fuertemente antimonopolio de los medios de comunicación, pero la misma fue modificada con un decreto del gobierno de Mauricio Macri en el 2016. “Es en el ámbito de esta modificación que se inserta la decisión de la Secretaría de comunicación de la nación. El servicio público -continua el documento- que debiera estar en manos del estado está en realidad en manos del gobierno. La respuesta del secretario de comunicación a nuestra solicitud como iglesias evangélicas ha sido conceder un espacio a ACIERA”. 

Por último, el comunicado expresa que “el pueblo de nuestro país y el público televisivo tienen derecho a saber que el programa de la TV Pública llamado “Buenos Noticias» no es expresión de las iglesias evangélicas sino de una particular parcialidad de las mismas y que hay otras miradas teológicas que hacen a la tradición y presencia evangélica en nuestro país y en el mundo. Por eso consideramos que las iglesias evangélicas no tienen un espacio en la televisión pública y continuamos con nuestro reclamo para que los medios estatales reconozcan la pluralidad y abran este espacio a las diversas expresiones evangélicas en el país”.

 

“BUENAS NOTICIAS”

El programa producido por ACIERA es presentado en la en la página web de la Televisión Pública Argentina (histórico canal 7)  como “un magazine semanal de interés general que, con un ritmo dinámico y un estilo descontracturado, da a conocer el ser y el hacer de la Iglesia Evangélica Argentina a lo ancho y a lo largo de todo el país con temáticas y contenidos enfocados en un público juvenil y familiar, con una mirada ampliamente federal”.

“Buenas Noticias” tiene casi una hora de duración (53´) y cuenta con la conducción de Ana Saco e Isaías Saracho.

 



Source link

Argelia cierra otra iglesia y los cristianos en el país denuncian una campaña de hostilidades


Las autoridades de Argelia han cerrado este mes de septiembre el octavo centro de culto protestante en lo que va de año. Se trata de la Iglesia de Filadelfia de la ciudad de Boghni, en el norte del país. Según ha informado la policía del municipio vecino de Tizi Ouzou, el local se ha cerrado después de que el gobernador de la región de Cabilia haya emitido una orden de clausura. 

La agencia Middle East Concern ha asegurado que el edificio estaba siendo utilizado por dos comunidades, con un total e 380 miembros entre ambas. Las dos congregaciones forman parte de la Iglesia Protestante de Argelia (EPA, por sus siglas en francés).

 

La orden de cierre ha sido expedida por el gobierno regional de Cabilia. / Middle East Concern

Los cristianos en el país denuncian que el gobierno ha cerrado otras siete iglesias en el país a lo largo del último año, en lo que describen como una campaña contra ellos. En muchos casos, dicen, se ha citado una ordenanza de 2006, la Ley 03/06, que regula los grupos religiosos no musulmanes. Según esta regulación, los centros de culto de los grupos minoritarios deben tener una licencia especial. Sin embargo, las autoridades aún no han emitido este tipo de documentación, ignorando las solicitudes de las iglesias para regularizar su situación.

Según ha explicado un cristiano argelino que prefiere conservar su anonimato a Evangelical Focus, los cristianos en el país temen que la campaña contra los centros de culto protestantes continuará y se cerrarán más locales. 

 

También se ha sellado el paño de la puerta principal. / Middle East Concern

LA ALIANZA EVANGÉLICA MUNDIAL PIDE LA REAPERTURA DE LAS IGLESIAS

En agosto, la Alianza Evangélica Mundial (WEA, por sus siglas en inglés) pidió al gobierno de Argelia que “garantice la libertad de culto a las iglesias y a las instituciones religiosas, y que permita la reapertura de todos los centros de culto clausurados”. La entidad, que representa a 600 millones de evangélicos en todo el mundo, ha confirmado que la EPA es uno de sus muchos miembros oficiales. 

“Pedimos a las autoridades argelinas suspender y revisar la ley de 2006 que establece las condiciones y normas para el ejercicio de las religiones no musulmanas en el país”, subrayaban desde la WEA en un comunicado. 

 



Source link

Casi 12.000 personas desbordan el campo de refugiados de Lesbos


Casi 12.000 personas se encuentran en el campo de refugiados de Moria, en Lesbos (Grecia) y un amplio terreno alrededor, en lo que ya es una de las situaciones más críticas desde el inicio de la crisis en 2015.

“Hay una gran necesidad de voluntarios, aunque sea por unos días”, ha contado a Evangelical Focus Pau Abad, miembro de la ONG Gain España, que se encuentra sobre el terreno junto a un equipo de voluntarios. Han viajado a la isla griega para trabajar durante una semana en el sistema organizado por la plataforma EuroRelief.

En un campo completamente desbordado, con familias llegando cada día, son necesarios tanto la presencia física de voluntarios como materiales de higiene. Aunque Lesbos ya no está “de moda” en los medios, la situación es “desesperante”, explica.

 

Pau Abad, en Lesbos, septiembre de 2019.

Pregunta. ¿Los que habéis viajado estos días, ¿qué estáis haciendo en Lesbos?

Respuesta. Estamos ayudando básicamente con el alojamiento, proveer tiendas a las nuevas familias. Hacemos esto con Eurorelief, que es la ONG que se encarga del alojamiento y de otras funciones.

Aquí en el campo de Moria hay una situación caótica debido al gran número de personas que han ido llegando durante el verano. Hay una gran necesidad de voluntarios, aunque vengan sólo por unos días, para poder cubrir las labores del campo.

El campo está sobresaturado, y los que vienen por su cuenta sin familia, tienen que buscar un sitio en el suelo, porque simplemente no hay más espacio.

 

P. ¿Cuál es la cifra de personas en el campamento en estos momentos?

R. La cifra de personas en el campo de Moria va cambiando día a día, porque no deja de llegar gente. El gobierno griego, muy puntualmente, decide que algunos vayan a Atenas. Pero ahora mismo son casi 12.000 personas las que están en Lesbos, el campo se está desbordando y la parte exterior, que también acoge a familias en tiendas, es enorme. En marzo y abril, el número de personas en el campo estaban entre 5.000 y 6.000 personas. Es con el buen tiempo y el verano que la cantidad de refugiados ha llegado a la cifra actual.

Recordemos que el campo de refugiado de Moria está pensado para una capacidad de 3.000 personas. Así que estamos cuadruplicando la capacidad que inicialmente se pensó para este lugar, que no es más que una base militar griega.

Con la llegada de otoño, probablemente se reducirá el número de personas aquí, pero habrá más gente que el invierno pasado. Hemos tenido alguna noche que ha hecho más frío y ya hemos visto personas con tos, resfriadas. ACNUR y todas las organizaciones que estamos aquí intentaremos hacer lo posible para aliviar, pero en invierno esto puede volver a ser muy duro.

La mayoría de personas aquí son de Afganistán, pero hay otros que vienen de África, de Irán aún hay aún muchas personas,  y de Siria todavía hay familias, aunque ya no muchas. Las cifras se parecen mucho al 2015 [cuando la crisis estalló]. Los grupos que ha estado viniendo en los días y noches de este último mes han sido numerosos.

Hace cuatro días llegó un grupo de 450 personas en solo una noche, lo cual es una barbaridad. La media es de entre 100 y 200 personas que llegan cada noche, y eso que en septiembre en principio baja el número de personas que llegan a esta isla.

P. Habéis visto a muchos que viven y duermen fuera del campamento. ¿Cuáles son sus condiciones?

R. Moria tiene dos partes. La parte del campamento como tal, y después toda la parte de fuera, que son terrenos privados, campos de olivos que han cedido al gobierno griego; el gobierno a su vez ha dado la gestión a ONGs como EuroRelief.

Dentro ya no hay espacio, y lo que nos dice gente que ha estado antes, es que hay dos o tres veces más el número de tiendas y refugios improvisados en la zona que está aquí fuera. Las condiciones, te las puedes imaginar…

Ayer tuvimos que dividir en tres partes una tienda que es para 8 personas, para alojar a tres familias diferentes, que sumaban juntas casi 20 personas. Eran dos familias afganas sunitas, y una familia iraní chiita [dos ramas opuestas en el Islam]. No podíamos hacer otra cosa. Están muy apretados y con ninguna intimidad.

A EuroRelief se le van acabando las tiendas, y es un problema grave. Reciben comida, productos de higiene y mantas para la noche, aunque no tantas como quisiéramos, y eso hace que la gente también se queje. Cuando hay previsión de lluvia o frío, no sabemos hasta qué punto lo que podemos ofrecer es suficiente.

 

Una de las tiendas provistas a familias en las afueras del campo de Moria. / Pau Abad

P. ¿Crees que Lesbos “ha pasado de moda” en los medios, y que la gente en Europa realmente no sabe ya lo que está sucediendo allí?

R. Es verdad que pasa de moda, y que la situación sigue siendo la misma. Sí es es verdad que en los últimos dos años se había reducido bastante el número de personas que llegaba, debido en parte por el acuerdo que había con Turquía, que controlaba más que no se pasara en barcos. Según nos explican expertos aquí, Turquía ha estado en una temporada electoral en el que el gobierno de Erdogan salió desfavorecido, en parte porque la situación de refugiados ha sido una causa de descontento allí. Así que pensamos que Turquía estaría buscando aflojar esa carga de refugiados en su país.

La realidad, sea como sea, es que durante verano se han producido llegadas masivas a Lesbos que no se recordaban desde 2015.

Teniendo en cuenta que el número se ha ido incrementando desde junio, sí me extraña que en ningún momento parece que haya salido en las noticias. Parece mentira que necesitamos la foto de un niño muerto en las costas de Turquía para sensibilizarnos.

Hace dos noches estaba en la zona de “nuevas llegadas”, distribuyendo mantas a quienes aún no tenían. Me encontré con un hombre que me explicó que acababa de perder a su bebé en el trayecto, desde Turquía. Me lo dijo con la voz rota y la mirada perdida. Después pude comprobar que efectivamente había sido así. Es una realidad muy dura, me imagino a este hombre, al que se le cayó el bebé al agua… y allí se quedó. No me imagino qué debe pasar por la cabeza de esta persona, y sí será capaz de explicárselo a su mujer, que se quedó en su país. ¿Cómo seguir adelante, sin esperanza, y con los planes truncados totalmente?

Sigue habiendo casos así, pero parece que todo haya caído en el olvido.

 

P. ¿Cómo ves el ánimo de las personas y las organizaciones que están trabajando en el campo?

R. Las organizaciones, como EuroRelief, están sobresaturadas. Por ejemplo, se están viendo obligadas a no ofrecer alojamiento a los hombres jóvenes o solteros que llegan, priorizando a las familias. Es una realidad bastante frustrante, tanto para las ONGs como para los voluntarios. Y eso que a las familias solo les ofrecemos una tienda y el dormir en el suelo. A parte de los productos de higiene y la comida que se reparte todos los días. Los recursos en el almacén se están agotando, porque no se esperaba este flujo de personas, y tan continuado.

En cuanto a las ONGs que trabajan en la parte médica, se producen colas enormes. Con la comida igual, hay colas 2 y 3 horas antes de que se vaya a repartir. Obviamente, es un caos para todos. No es que haya gente que se esté quedando sin nada, de momento, porque haya un esquema y unos procesos para cada persona que llega. Pero es evidente que las condiciones en las que se aloja a las personas y la calidad de los productos que se pueden dar, es mucho menor de lo que ha sido en los últimos años.

P. Como cristiano, ¿cuáles son tus pensamientos y sentimientos al ver la situación de estas miles de personas en situación extrema?

R. Todos los días que he estado aquí he tenido el mismo sentimiento: Dios nos quiere aquí. Dios nos quiere de una forma especial en lugares como este. Pienso en la parábola del buen samaritano: en esa persona tirada en el suelo, no sólo físicamente sino también emocionalmente y quizás espiritualmente. Es una situación de desesperación y Jesús nos está diciendo que esta es nuestra mayor expresión de amor al prójimo. Obviamente hay muchas situaciones de injusticia y desigualdad en el mundo, pero la situación por la que están pasando estas personas en el campo de Moria es dramática y son personas que están literalmente tiradas en el suelo.

Por otra parte, me alegra que son bastantes las organizaciones cristianas y los trabajadores o voluntarios cristianos que nos estamos encontrando aquí. Esto me motiva al pensar que no estamos quietos.

Por último, pienso que es una oportunidad para que estas personas conozcan a Dios, una mayor esperanza. Por ejemplo, diría que el 80% de los que nos cruzamos en el campo son afganos, un país tan cerrado, con muy pocos cristianos. Allí la gente es difícil que conozca de Dios excepto si es por una revelación de Él, pero aquí ahora mismo tienen una oportunidad de contactar con personas cristianas y conocer el evangelio de una forma práctica y abierta. En ese sentido vuelve a ser un sentimiento de esperanza dentro de la desesperación.

Creo que Dios nos quiere aquí, y en otras situaciones como esta. Donde hay una necesidad tan grande, los cristianos no podemos estar ausentes.

 

P. ¿Cómo es posible involucrarse seriamente en ayudar a los refugiados en Lesbos?

R. Los productos comienzan a escasear incluso, y hay necesidad de que se manden nuevos contenedores de ayuda. Gain va a seguir haciéndolo, desde sus oficinas en Europa y otras partes. En concreto, en España, vamos a comenzar una campaña de recogida de productos de higiene, como hicimos el año pasado. Comenzamos esta campaña en octubre, y coincide con esta gran necesidad que he podido ver in situ: aquí escasean y son urgentes.

También recogeremos dinero para financiar estos envíos, algo muy necesario en este momento. Animo a la gente que se quiera involucrar a hacerlo de estas dos formas. De hecho, el encontrar la financiación económica para enviar los containers a menudo es más complicado que encontrar comunidades, gente, iglesias, que se unan a dar productos.

Otra forma, obviamente, es involucrándose personalmente y viniendo aquí. Si no has venido, es difícil imaginar hasta qué punto los voluntarios aquí en Moria juegan un papel fundamental en lo que es el funcionamiento del campo, y más en situaciones así. Es otra forma en la que desde Gain España podemos ayudar, enviando equipos de voluntarios. En otros países, como Holanda o Reino Unido, nuestra ONG está enviando grupos prácticamente todos los meses. Así que podemos facilitar a las personas servir como voluntarios aquí.

Sí es un requisito bastante importante saber hablar inglés. Quien lea esto y tenga interés, que nos contacte. El sistema está creado para que se vayan haciendo rotaciones, y nada más llegar, el primer día ya estás involucrado con tareas. Animo a que las personas se involucren presencialmente y puedan ver con sus propios ojos cuál es la realidad aquí.

 



Source link