Dante Gebel «Cazadores de sueños»

Una fría noche de Junio, casi no sentía mis piernas del frío y del cansancio, así que alrededor de la medianoche, le dije a mi esposo que me iría a dormir. -Que descanses –me contesto con la cabeza entre las rodillas- yo me quedaré un poco mas y en unos minutos también me iré a dormir. Esos minutos fueron claves para lo que sucedería en unos instantes y en nuestro futuro. A los pocos minutos una gran visión envolvió a Dante de manera que literalmente lo dejó temblando.

Leer más

Dante Gebel «Leones y gacelas»

Por cierto, mi amigo volvió a llamarme a los pocos días. —Dante, ¿ya sabes lo que deseas que escriban en tu tumba? —preguntó otra vez. —Creo que sí, pero temo que suene muy exagerado… o demasiado presumido. —No esperaba otra cosa de un argentino —bromeó—, pero no importa cómo suene, si es lo que deseas, funcionará para ti —agregó de inmediato. —Bien. Si mañana me tocara bajar al sepulcro, creo que me gustaría que escribieran algo como: «Dante Gebel, un hombre que inspiró a varias generaciones».

Leer más

Dante Gebel «Almohadas de piedra»

Quiero que por unos instantes te detengas a observar a Jacob. Su juventud no fue del todo apacible, y a medida que se fue transformando en adulto, sus crisis se hicieron más agudas. El capítulo 28 del libro de Génesis nos ubica en el cuadro: Jacob está viviendo una situación límite. Se encuentra solitario, triste y deprimido; no es para menos, su hermano lo persigue para matarlo y tarde o temprano él sabe que lo alcanzará.

Leer más

Dante Gebel «De espectador a titular»

Un campeonato mundial. Compras tu boleto y te ubicas en una posición donde puedas observar todo el estadio. El equipo sale al césped central. Va a ser un gran juego, televisado a todo el planeta. Los flashes fotográficos transforman el lugar en una tormenta eléctrica virtual. Y entonces, el director técnico se da media vuelta y busca entre la multitud.

Leer más

Dante Gebel «Las migajas de la cosecha»

Cuando tenía dieciséis años, el pastor me dio mi primera oportunidad para predicar en una reunión pública. Recuerdo que estaba muy nervioso porque no sabía de qué hablar. Entonces recordé una historia que alguna vez había oído siendo niño y me había sorprendido. Fue la primera historia bíblica que aprendí y fue el tema de mi primer sermón: Noemí y las migajas de la cosecha.

Leer más